El Oviedo apaga la calculadora

El Oviedo apaga la calculadora
Los jugadores del Real Oviedo saludan a la afición tras finalizar el duelo ante el Lorca. / MARIO ROJAS

En el seno del conjunto oviedista evitan pensar en otra cosa que no sea el encuentro del próximo sábado, ante el Osasuna

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Como cada año a estas alturas del campeonato, las calculadoras empiezan a echar humo y los vistazos al calendario en busca de enfrentamientos directos y los partidos que tienen los rivales, son un denominador común entre los aficionados. En el caso del Real Oviedo los esfuerzos se están centrando en olvidarse de las cábalas y pensar solamente en lo propio, comenzando por el próximo encuentro, el sábado en el Sadar ante el Osasuna. Las experiencias anteriores en las que el equipo falló han servido de escamiento y por eso no se quieren repetir errores.

El mensaje que sale del vestuario azul desde que el domingo acabó el encuentro ante el Lorca es unánime y los jugadores insisten una y otra vez en no mirar más allá del compromiso de Pamplona, en el que tendrán enfrente a un rival que partía como uno de los favoritos al ascenso, como recién descendido, pero que ahora apura sus opciones de poder meterse en el 'play off'.

A los azules les restan cuatro partidos para acabar la Liga, con visitas al Sadar y Reino de León, y recibiendo en casa al Sevilla Atlético y Huesca. Sin embargo, en el horizonte solo está el conjunto navarro.

Una prueba de ello fue lo que ayer comentó Diegui Johannesson en la presentación del campus del club, cuando aseguró que tras la victoria ante el Lorca se centran en preparar el compromiso del sábado, ante un rival «directo» en la lucha por el 'play off', en el que reconoce que un empate puede no ser malo, pero que intentarán «ganar como sea».

Más Real Oviedo

El hispano-islandés que, en las dos últimas jornadas ha vuelto al equipo inicial, tiene claro que el objetivo ahora es «sacar estos tres puntos y luego lo que venga». La victoria ante el Lorca del pasado domingo les ha servido, según su opinión, «en el aspecto psicológico» para encarar el encuentro en el Sadar «con otra mentalidad, más tranquilos. De no haber puntuado habría sido distinto, pero vamos muy bien preparados mentalmente».

En una línea similar se pronunció Saúl Berjón, en el transcurso del mismo acto, en el que advitió de las complicaciones del próximo compromiso del equipo. El atacante ovetense, una de las piezas claves del equipo, reconoce que el estadio navarro es «un campo difícil» en el que se enfrentarán dos equipos que ahora están en la «misma pelea, más o menos igualados».

Por lo anterior, el ovetense es consciente que se trata solo de tres puntos, pero que «es verdad que puedes quitarle tres a un rival y quitarlo de encima», por lo que reconoce que dependiendo de las circunstancias el empate puede no ser malo, pero insiste en que «nosotros vamos a ganar para estar lo más arriba posible porque lo merecemos» y en este aspecto recuerda que el equipo sigue en la lucha por los seis primeros puestos «gracias a lo que hicimos el resto del año».

Una prueba de la unanimidad del mensaje que sale del vestuario es el mensaje que lanza Rocha, cuando ya anunciaba para el sábado un encuentro complicado «como son todos los encuentros, el de Pamplona y los otros tres serán difíciles», pero deja claro que «el más importante es el próximo».

A juicio del centrocampista extremeño, que el pasado domingo volvió al once tras cinco jornadas en el banquillo, «ante el Osasuna tenemos una gran oportunidad para afianzarnos arriba y demostrar de una vez por todas que vamos a pelear por entrar en el 'play off'».

Al igual que el resto de sus compañeros, Rocha evita hacer números y pensar en los demás: «Hago las cuentas el sábado que viene, más allá no hay nada».

Algo muy parecido sostiene Mossa, que en Pamplona será baja por sanción, cuando aseguró que ahora de lo que se trata es de ir «la semana que viene tenemos otra final. Hay que intentar estar vivos hasta el final». Ante esta situación, admite que ganar en Pamplona «sería un golpe importante que nos daría mucha confianza para lo que resta».

Los azules están a un solo punto del Cádiz, que ocupa la sexta posición, mientras que Osasuna está a tres y necesita más los puntos para no descolgarse definitvamente de la pelea en el último mes. Los navarros están teniendo bastantes problemas como locales, ya que de los 57 puntos que suma en la tabla, en casa logró 27 y a domicilio treinta.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos