La pegada del Real Oviedo reta al mejor cerrojo

Toché dispara a puerta en la acción del gol de la primera vuelta ante el Cádiz.
Toché dispara a puerta en la acción del gol de la primera vuelta ante el Cádiz. / ÁLEX PIÑA

El Oviedo, tercer equipo más goleador de la categoría, se enfrenta mañana al 'Zamora'

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Los dos goles de Mossa el pasado domingo plasmaron un recurso más en el amplio abanico goleador del Real Oveido, compuesto ya por diez firmas distintas. Un método coral en la definición de las jugadas que han permitido celebrar 38 dianas al conjunto carbayón, el tercero más prolífico en anotación de la categoría de plata del fútbol español tras el Valladolid y el líder Huesca.

Tras mostrarse con la pólvora mojada en Reus, la tropa de Anquela recuperó su precisión en los metros finales ante el Sporting y mañana afronta un reto de nivel contra la barrera más férrea de Segunda División. El Cádiz, que ha echado el candado a su portería en dieciséis duelos de los veinticinco disputados hasta la fecha, defiende su segunda posición ante el empuje oviedista, lanzado por las diez jornadas que ha encadenado sin derrotas antes de visitar a uno de sus estadios fetiche. Sobre el césped del Ramón de Carranza celebró el club azul su último ascenso, el que enterró su etapa fuera del fútbol profesional, y cosechó la pasada campaña su primer triunfo a domicilio con Fernando Hierro al mando. Ese 0-2 firmado con las dianas de Linares y Toché fue uno de los cuatro triunfos que ha saboreado el conjunto azul en los últimos cuatro enfrentamientos con los cadistas, que volvieron a claudicar el pasado 17 de septiembre en el Carlos Tartiere con una diana (1-0) del máximo artillero carbayón.

Más Real Oviedo

Con la esperanza de prolongar ese sendero inmaculado cada vez que ovetenses y gaditanos han cruzado sus caminos, apunta la vanguardia oviedista a Alberto Cifuentes, el 'Zamora' de la categoría de plata del fútbol español. El guardameta albaceteño solo ha recogido la pelota del interior de su portería seis veces en los trece encuentros disputados en su feudo este curso y es la última barrera de una zaga capitaneada por el exoviedista Servando, capaz de enlazar 778 minutos sin recibir un gol.

El veterano cancerbero, de 38 años, vive su tercera temporada como guardián del Carranza, donde recogió el testigo en el marco amarillo del exoviedista Aulestia. A cobijo en su feudo, del que solo Osasuna ha sido capaz de llevarse los tres puntos este curso y apenas tres equipos más han logrado batirle, sale el paso de un Oviedo que fue capaz de derribar otras fortificaciones como la cimentada por Remiro en Huesca.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos