Real Oviedo

El Real Oviedo vuelve a ganar

Jugadores del Real Oviedo celebran la victoria./Pablo Lorenzana
Jugadores del Real Oviedo celebran la victoria. / Pablo Lorenzana

El conjunto azul suma tres puntos en el Tartiere tras seis jornadas sin ganar

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El Real Oviedo se reencontró con la victoria cinco jornadas después, imponiéndose por 2-0 al Córdoba en un partido muy aburrido en la primera mitad y algo más entretenido en la segunda. El juego local no fue brillante, pero si más efectivo que en otras ocasiones y además, el conjunto andaluz estuvo muy desacertado en el remate. Los de Anquela marcaron el primer gol en una acción de fortuna en un córner y Diegui Johannesson sentenció en el descuento.

2 Real Oviedo

Juan Carlos; Cotugno, Valentini, Carlos Hernández, Mossa; Folch, Rocha, Aarón Ñíguez (Diegui, min.77), Mariga, Saúl Berjón (Yeboah, min.88); y Toché (Forlín, min. 90+1).

0 Córdoba

Kieszek; Fernández, Caro, Joao Afonso, Pinillos (Markovic, min.75); Aguza, Edu Ramos (Javi Lara, min.81); Javi Galán, Guardiola, Jaime Romero (Alfaro, min.67) y Jona.

Goles
1-0, minuto 59: Sergi Guardiola p.p.; 2-0, minuto 90+3: Diegui Johannesson.
Árbitro
Moreno Aragón, del Comité madrileño. Mostró tarjetas amarillas los locales Carlos Hernández, Mariga y Folch, y a los visitantes Sergi Guardiola, Aguza, Markovic y Javi Galán.
Incidencias
Partido correspondiente a la undécima jornada disputado en el Carlos Tartiere ante 13.440 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex jugador azul Toni Cuervo, fallecido la pasada semana.

Anquela realizó dos cambios en el equipo inicial, dando entrada a Mossa y Mariga por Christian Fernández y Forlín, respectivamente. Eso se tradujo en el centro del campo en que Folch jugó por delante de la defensa y Rocha y Mariga en una posición más adelantada.

La situación de los dos equipos no invitaba a muchas alegrías por parte de ninguno, por eso el partido comenzó con una atonía que se mantuvo a lo largo de toda la primera mitad. Los azules tenían el balón pero lo usaban para hacerlo ir de un lado a otro del centro del campo, sin encontrar atajos hacia la portería cordobesa.

Los andaluces partiendo de mucho orden y pocas alegrías ofensivas, estaban cómodos con ese comportamiento de los de Anquela y buscaban algún despiste para intentar una transición rápida o una acción aislada.

El equipo carbayón no encontraba espacios en la superpoblada zona media para dar origen a alguna acción de peligro. Folch iniciaba y llegaba hasta una de las bandas, pero pronto, vuelta a empezar, para desesperación de los aficionados que pedían más intensidad.

Un buen centro de Saúl Berjón a Toché dio origen a la mejor ocasión de gol de los locales en la primera mitad, pero el murciano se escoró demasiado y disparó al lateral de la red. Un disparo alto de Mossa cerró una primera mitad aburrida y de pocos sobresaltos.

El Córdoba solo probó a Juan Carlos con un par de disparos lejanos sin ningún peligro.

Más información

La ocasión de Toché en el primer minuto de la segunda mitad, al cabecear fuera un centro de Saúl, fue la premonición de que la segunda mitad parecía que iba a ser diferente. En los primeros minutos el Oviedo movió el balón con más frescura, tiró más desmarques y tuvo más presencia en el área que en toda la primera mitad. Sin embargo, el Córdoba tuvo entonces sus dos mejores ocasiones. La primera en un contraataque que acabó con un disparo de Jona, flojo y desviado, cuando estaba en una situación inmejorable. Poco después Javi Galán disparó alto, también en otra clara ocasión.

Los azules se adelantaron en el marcador a balón parado, que parecía la única opción. Aarón Ñíguez sacó muy cerrado un córner y el delantero cordobés Sergi Guardiola, en su intento de despejar mandó el balón al fondo de la portería de su compañero Kieszek.

El partido se ponía de cara a los ovetenses, que debían guardar la renta, algo que en otras ocasiones se les hizo muy cuesta arriba. Pudo sentenciar Toché al rematar un centro de Saúl Berjón y en el rechace Mariga hizo lucirse a Kieszek.

Los de Anquela tenían el partido más o menos controlado, pero la incertidumbre del marcador hacía que los nervios fueran llegando al césped y a la grada. Hasta que en el descuento Mariga encontró a Diegui con un buen centro y el canterano hizo el segundo para cerrar el partido.

Fotos

Vídeos