Real Oviedo

Real Oviedo | Prohibido fallar para mantener vivo el sueño

Fabbrini, seguido de Forlín, novedad hoy en el once del Oviedo. / PABLO LORENZANA
Fabbrini, seguido de Forlín, novedad hoy en el once del Oviedo. / PABLO LORENZANA

El Real Oviedo recibe al Lorca con la necesidad de sumar tres puntos y también de cambiar la imagen | Anquela volverá a la defensa de tres centrales y maneja introducir más cambios en el once para buscar de la reacción del equipo

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

En la sala de prensa del estadio de Los Pajaritos, después de firmar uno de los peores encuentros de la temporada, el técnico Juan Antonio Anquela ya dejó claro que la reacción del equipo frente a los malos resultados que viene acumulando «pasa por ganar en casa». Eso es lo que el Real Oviedo intentará esta tarde (16 horas) ante el un Lorca que llega descendido y juega sin presión, pero que seguro no pondrá las cosas fáciles. El reto es seguir en la lucha por el 'play off' ya que un tropiezo lo complicaría demasiado.

La convocatoria de los ovetenses solo presenta la novedad de la vuelta de Forlín, en sustitución de Valentini.

La rueda de prensa del entrenador del Real Oviedo en Soria dejó una frase lapidaria: «Jugando así no ganamos a nadie y esto va a ser un tormento chino». Por eso, el primer objetivo para esta tarde es cambiar la imagen del conjunto azul en las últimas jornadas y volver a ser un grupo sólido que compite en todos los partidos.

Anquela buscará la solución con una vuelta al sistema que mejores resultados le ha dado esta temporada. Es decir, el regreso al sistema con tres centrales y carrileros. No obstante, no se descartan otras novedades en el once en busca de las virtudes perdidas.

Las dos últimas derrotas del equipo ante el Valladolid y Numancia, pero sobre todo la forma en que se produjeron, han sembrado las dudas en el equipo oviedista y su entorno, sobre el que planea lo sucedido en las dos últimas campañas, en las que, tras todo el año en la zona alta, se acabó cayendo.

Más Real Oviedo

Sin embargo, las matemáticas demuestran que el Oviedo puede entrar entre los seis primeros ya que se encuentra a tres puntos de ello, pero el margen de error es mínimo y las urgencias asoman desde esta misma tarde ante el Lorca.

El mismo conjunto azul que en muchas fases del campeonato fue capaz de reponerse a goles en contra, desapareció, en los dos últimos partidos, tras recibir uno y ofreció una imagen preocupante ya que la sensación de impotencia mostrada distó mucho de aquel equipo que no perdía la cara a ningún encuentro. A falta de fútbol, que el plantel nunca tuvo demasiado, el Real Oviedo de Anquela era un conjunto que se imponía en los duelos individuales, que ganaba las segundas jugadas y que, sobre todo, no bajaba los brazos.

El titular del banquillo azul también rebuscará en la pizarra para encontrar el acierto a balón parado que tanto ayudó en muchas fases de la temporada. El rigor en las acciones de defensa y el acierto y oportunidad en las de ataque son necesarias para que el Oviedo pueda volver a ser el que solía.

La tarea del entrenador es que esta tarde, en el Carlos Tartiere, los suyos sumen tres puntos y recarguen la confianza. El camino que ha marcado el míster para ello es volver al sistema que está más avalado por los resultados: la defensa de tres centrales.

La vuelta de Forlín, tras cumplir sanción, permitirá al técnico formar con el argentino como libre, metido entre Carlos Hernández y Christian Fernández. Anquela busca con ello reforzar el área y con Forlín tener una 'escoba' para el centro del campo.

El trío en el centro de la zaga permite también recuperar dos piezas claves de los ovetenses en muchas fases de la competición: los carrileros. Diegui Johannesson y Mossa volverán a la posición en la que sus prestaciones son mejores. Ambos estuvieron en el once de Soria, pero el hispanoislandés actuó como lateral, mientras que el valenciano se situó en el centro del campo. Ahora ambos vuelven a tener la banda para subir y bajar y de su actuación dependerá buena parte del éxito del equipo.

Esos cambios en la zona de atrás pueden ir acompañados por otros en varias zonas del campo. Una de ellas, el regreso al medio centro de Rocha como pareja de Folch. Eso relegaría al banquillo a Mariga, titular en las cinco últimas jornadas.

En la zona de ataque, solo Saúl Berjón parece tener asegurada su presencia. Para el resto, las alternativas son variadas. Para actuar por detrás del delantero, en el costado derecho, las opciones son Aarón Ñíguez y Fabbrini. El ilicitano ofrece más velocidad y desborde por banda, mientras que el toscano suele entrar hacia el centro y buscar paredes con los compañeros.

Otro de los posibles cambios del equipo para esta tarde podría ser la presencia de Linares en la punta, en sustitución de Toché. En la etapa del equipo con defensa de tres centrales, Linares fue la referencia y su aportación en el esfuerzo por tapar la salida del rival siempre fue reconocida por Anquela.

La alineación más probable será la formada por Alfonso; Carlos Hernández, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson, Folch, Rocha, Mossa; Aarón Ñíguez, Saúl y Linares.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos