Once finales y el Tartiere como juez

Diegui Johanesson, en el centro de un rondo durante la sesión que ayer dirigió el técnico Juan Antonio Anquela en El Requexón./ELOY ALONSO
Diegui Johanesson, en el centro de un rondo durante la sesión que ayer dirigió el técnico Juan Antonio Anquela en El Requexón. / ELOY ALONSO

El Real Oviedo jugará seis de los encuentros que le faltan en el municipal ovetense

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

La hora de la verdad se aproxima en Segunda División y la clasificación aparece más apretada que nunca. Con hasta once aspirantes a ocupar una de las seis primeras plazas. El mismo número de encuentros que faltan para la finalización de la competición, lo que hace que todo esté todavía por decidir, sobre todo en la zona alta. Lo único que parece claro a estas alturas es que tanto el Sevilla Atlético como el Lorca no serán capaces de alcanzar la permanencia y se enfrentarán a los hombres de Juan Antonio Anquela ya como conjuntos de Segunda B.

En el caso del Real Oviedo, el calendario le depara seis compromisos como local y otros cinco como visitante. Además, se da la circunstancia que los oviedistas se enfrentarán a los seis rivales que ocupan las últimas posiciones de la clasificación: Sevilla Atlético, Lorca, Córdoba, Leonesa, Alcorcón y Nástic. El resto de los duelos les medirán a cuatro equipos que aspiran a meterse en el 'play off, como son el Lugo, Osasuna, Valladolid y Numancia. El último partido de la temporada para los azules será en el Carlos Tartiere ante el Huesca, que el lunes perdió el liderato, pese a que se encuentra empatado a puntos con el Rayo Vallecano, el nuevo primer clasificado de la categoría.

El Lorca y el Sevilla Atlético vendrán a Oviedo descendidos, salvo sorpresa

El conjunto oviedista llega a esta fase decisiva de la temporada con los mismos puntos que en las dos temporadas anteriores (49), pero, a diferencia de los años anteriores, está fuera del 'play off', aunque empatado a puntos con los dos rivales que tiene por delante en la tabla (Granada y Zaragoza).

Los jugadores de Anquela, que el pasado domingo rompieron su sequía de victorias con un triunfo ante el Granada, cuentan a su favor con los datos de la primera vuelta, en la que en la serie de encuentros que ahora comienza lograron sus mejores resultados. En lo que va de la segunda vuelta, los azules suman dos puntos más de los que lograron en el mismo tramo de la primera vuelta.

Más Real Oviedo

El horizonte de puntos que parece será necesario para entrar en el 'play off' es ahora de 68 puntos, lo que hace que el Real Oviedo necesite 19 puntos. Prácticamente, le serviría lograr todo lo que se jugará en casa.

Las cábalas en una categoría tan apretada y con tantos equipos en la pelea son especialmente complicadas, sobre todo a medida que avance la competición. Una buena prueba de ello es el rival del próximo domingo, el Córdoba, que hace un mes parecía desahuciado, pero que, con cuatro victorias consecutivas, se ha acercado a la salvación.

Diversos objetivos

Los que, salvo milagro, visitarán el Carlos Tartiere ya descendidos serán el Sevilla Atlético y el Lorca, mientras que el resto de rivales de los ovetenses hasta el final del campeonato se jugarán algo frente al conjunto de Anquela, ya que estarán en la lucha por sus objetivos. Entre los partidos que se antojan, por ahora, como más importantes para lograr el objetivo azul son los que los ovetenses jugarán ante rivales como Lugo, Valladolid y Osasuna, que le preceden en la tabla a muy corta distancia.

A lo que se aferra el conjunto azul para no repetir los fracasos de las campañas precedentes es que el equipo parece que llega mejor en cuanto a sensaciones y con las ideas más claras sobre lo que requiere la competición a estas alturas. Los ovetenses transitarán al final de la competición por un camino ya conocido y en el que en la primera vuelta firmaron su mejor racha de resultados, con diez jornadas consecutivas sin perder, lo que les permitió asomarse a la zona alta.

Además, el conjunto azul afronta esta fase de la Liga con toda la plantilla disponible, salvo el colombiano Olmes García, que no parece pueda debutar esta temporada con el conjunto azul. También el equipo ha ido 'limpiando' de tarjetas a la mayoría de los jugadores. Los últimos, Toché, Linares y Diegui Johannesson, que cumplieron sanción el pasado domingo, mientras que Folch lo hizo en la anterior jornada.

La trayectoria de los azules como locales, en lo que son uno de los mejores equipos, es otro de los aspectos que invita al optimismo, pero todo apunta a que será necesario mejorar el rendimiento a domicilio, que en las últimas jornadas no está siendo el esperado.

Desde su llegada al banquillo ovetense, Anquela ha insistido en que deberán pelear por el objetivo hasta el último minuto del último partido y parece que el equipo está preparado para ello.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos