El Real Oviedo no cambia el guion

Folch, entre Diegui y Aarón Ñíguez, durante la sesión preparatoria celebrada en El Requexón.
Folch, entre Diegui y Aarón Ñíguez, durante la sesión preparatoria celebrada en El Requexón. / ELOY ALONSO

Folch avisa de que en Segunda «si no compites al máximo puedes perder con cualquiera»

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo no se aparta de su camino pese al tropiezo que el pasado sábado supuso la derrota en el Ramón de Carranza. Ese camino no es otro que ser conscientes que el encuentro más importante es el siguiente y saber que todos los rivales son igual de complicados pese a su situación en la clasificación.

El centrocampista Ramón Folch, el único jugador de la plantilla que ha disputado todos los minutos y una de las claves del juego azul, tomó ayer la palabra para dejar claro que saben lo que les espera hasta el final de temporada. El ex del Reus explicó que «esta Liga va a ser muy apretada hasta final» al tiempo que es consciente de que «hay muchos equipos que pueden aspirar a todo».

Con esa premisa, el catalán tiene claro que lo que tienen que hacer es «tratar de no mirar la clasificación e ir partido a partido». Ese es el invariable discurso que sale del vestuario azul y para ello lo primero que se plantean es «tratar de sumar los tres puntos ante el Albacete y luego el siguiente, poco a poco pensando en sumar». Todo ello tiene como objetivo llegar a los últimos partidos del campeonato en las mejores condiciones posibles y entonces ver «por qué podemos luchar».

«Esta Liga va a ser muy apretada hasta el final y con muchos equipos aspirando a todo»

Folch conoce bien la categoría y eso le hace respetar a todos los rivales por igual, sin tener en cuenta presupuesto o situación en la clasificación «cualquier partido es complicado al final, ya sea el último o el primero, en Segunda puedes perder cualquier partido si no compites, y no puedes decir que un rival sea fácil». Eso le lleva a alertar de lo complicado que será el compromiso del próximo sábado. «El Albacete no va a ser más fácil que el Cádiz», aseveró el jugador.

Esa mirada al futuro inmediato hace que Folch quiera pasar ya página de lo sucedido en el Ramón de Carranza y cree que en el vestuario tienen que «intentar ya no pensar más en la derrota y centrarnos en el Albacete, en una nueva semana y en el reto de ganar en casa».

Lo único con lo que el jugador azul se queda del encuentro del pasado sábado fue con la actitud del equipo, que siempre dio la cara y estuvo cerca de lograr puntuar. «Al final, el míster siempre ha dicho que tenemos que competir, y creo que el equipo compitió bastante bien y por algunos fallos no pudimos tener la victoria». El resumen es que «te vas fastidiado por no conseguir los tres puntos» y también hay que ser conscientes de que «has hecho cosas buenas y cosas malas, las buenas refuerzan pero también hay algunas que no hicimos bien y el reto es subsanarlas».

Más Real Oviedo

Ni siquiera quiere perder tiempo en analizar la actuación arbitral ni darle mayor trascendencia: «Al final, el árbitro es quien manda, nosotros no estamos para juzgar nada, nos quedamos con inferioridad y supimos plantarles cara y jugarles de igual a igual». Además, recordó que son cosas que pueden pasar y que igual que ante el Rayo Vallecano jugaron contra uno menos, el sábado les tocó la otra cara de la moneda y es algo para lo que cree que deben estar preparados: «Hay partidos que se dan esas circunstancias y en algunos entrenamientos lo trabajas, es más complicado, pero el equipo trabajó bastante bien».

La dificultad de jugar con uno menos es que «hay que cubrir más espacios, abarcar más terreno de juego, y a la hora de tener balón te cuesta un poco más», indicó.

Folch, que desde hace nueve jornadas tiene cuatro tarjetas amarillas, insistió en pensar en el Albacete, un rival que considera que «hay gente que lo ve más fácil pero todo lo contrario, aquí no hay rival fácil. El Albacete empezó muy mal pero ahora está en una dinámica muy buena».

Considera que, al contrario del estilo del Cádiz que tiene jugadores muy rápidos en bandas, los manchegos destacan por ser «más conjunto, es un bloque que está muy bien trabajado tácticamente y saben lo que tienen que hacer».

Respecto a tener que jugar con otro compañero en el doble pivote del centro del campo por la baja de Rocha, tiene claro el catalán que «hay jugadores que llevan menos minutos y que cuando se les ha dado la oportunidad han demostrado un gran nivel, la plantilla es muy competitiva».

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos