«Se me abrieron mucho los ojos cuando escuché Real Oviedo y no me lo pensé»

Ramón Folch se fotografía con varios seguidores.
Ramón Folch se fotografía con varios seguidores. / Álex Piña

Ramón Folch, que se define como «muy humilde» e «inteligente tácticamente», apuesta por mejorar en «un club histórico que quiere volver donde se merece»

IVÁN ÁLVAREZ

“Desde el primer momento me ilusionó mucho el proyecto. Se me abrieron mucho los ojos cuando escuché Real Oviedo y no me lo pensé”, ha señalado Ramón Folch para explicar cómo se gestó su incorporación al club azul. Con una lista de agradecimientos que después extendería a pie de césped haciendo gala de su paciencia y amabilidad al saludar uno a uno al más de medio centenar de aficionados que le apoyaron en su presentación, el pivote catalán ha iniciado su etapa en el Carlos Tartiere, el escenario en el que confía en prolongar su progresión con una única receta: “Trabajo, trabajo y trabajo”.

Más información

“Ya verás cómo ruge esto”, le ha advertido tras saludarle desde la grada uno de los seguidores que le esperaban en uno de los fondos de un estadio en el que elevará la exigencia vivida la última campaña en su Reus natal. “Es un club histórico que quiere volver a donde se merece. Trabajaremos día a día para ganar todos los partidos”, ha atajado sobre ese salto competitivo Ramón Folch, que ha indicado que “cada año voy mejorando un poco”. Tras definirse como “un hombre de pocas palabras” fuera del césped, ha recordado que en el terreno de juego se ha adaptado tanto a un esquema con doble pivote como a desempeñar un rol con un índice más elevado de exigencia táctica como centrocampista “por delante de la defensa”.

“Me sorprenden un poco las estadísticas. Intento trabajar mucho, estar bien colocado”, ha señalado acerca de su condición de segundo mejor recuperado de la categoría en el último campeonato liguero en Segunda División. “Tácticamente soy listo, intento estar muy bien colocado. No me gusta fallar ningún pase e intento ayudar a mis compañeros corriendo y haciendo coberturas”, ha profundizado el nuevo centrocampista azul, que se considera “muy humilde” y ha recordado que viene “de categorías muy bajas”.

“No me pongo retos ni metas. Estoy muy a gusto ahora en el Real Oviedo y quiero que el equipo cumpla los objetivos, que es lo más importante”, ha proclamado Folch, que ha confesado que todavía no ha hablado con Anquela. “Sé que es un entrenador con carácter, que trabaja mucho y saca lo mejor de todos los jugadores. He tenido algún compañero que le ha entrenado y me han hablado bien de él. Tengo ganas de conocerle ya y trabajar a sus órdenes para ver qué es lo que me va a pedir”, ha concluido.

Fotos

Vídeos