Real Oviedo

El Real Oviedo reflorece sus virtudes

Los compañeros felicitan al italiano Fabbrini después de lograr su primer gol con la camiseta azul el pasado sábado en Córdoba. / JUAN OBRERO
Los compañeros felicitan al italiano Fabbrini después de lograr su primer gol con la camiseta azul el pasado sábado en Córdoba. / JUAN OBRERO

El conjunto de Anquela recuperó en el Nuevo Arcángel las buenas sensaciones y volvió a ser un conjunto sólido

RAMÓN JULIO GARCÍA OVIEDO.

La sensación que se palpaba el pasado sábado en la sala de prensa del Nuevo Arcángel, tras el empate entre el Córdoba y el Real Oviedo, daba a entender que los andaluces estaban más contentos que los asturianos por el resultado. Lo que se desprende de ello es que los jugadores de Juan Antonio Anquela estuvieron más cerca de llevarse los tres puntos ya que, durante la mayor parte del encuentro, lo tuvieron controlado y solo la falta de acierto en el remate les impidió sentenciar el choque en la segunda mitad.

Sin embargo, en el seno de la expedición ovetense se advertía una sensación de cierto alivio, basada en que el equipo azul recuperó bastantes de las virtudes que en muchas fases del campeonato le permitieron estar en la zona alta de la tabla. El empate del pasado sábado, unido a la victoria en la jornada anterior ante el Granada, parecen haber servido para dar carpetazo a la mala racha del equipo azul, que vuelve a confiar en sus posibilidades cuando afronta las diez últimas jornadas de la competición.

La hora de la verdad llega para todos los conjuntos y los azules parece que van a llegar mejor de lo que se esperaba hace unas jornadas, cuando se produjeron varios tropiezos consecutivos que les hicieron perder el colchón que tenían para meterse en las seis primeras plazas de la tabla.

La mejoría de los oviedistas se centra tanto en el aspecto defensivo como en la creación de juego, mientras que la asignatura pendiente sigue siendo el gol. En especial por parte de los delanteros.

Más Real Oviedo

Los de Anquela volvieron a ser en el Nuevo Arcángel un bloque sólido que concede pocas ocasiones al rival. De hecho, el portero Alfonso solo tuvo que emplearse a fondo en un lanzamiento de falta de Reyes que el meta toledano mandó a córner con una buena mano que evitó que el balón se colase por la escuadra. El gol del conjunto cordobés llegó en el único error defensivo de los carbayones y, además, en una posición más que dudosa de dos jugadores cordobesistas.

En el buen trabajo defensivo de los azules no solo cabe destacar a la zaga, ya que el centro del campo, dirigido por Ramón Folch, anulaba la zona de creación del rival y facilitaba el trabajo posterior de la retaguardia comandada por Forlín, que una vez más estuvo a gran nivel.

Además, el equipo en Córdoba tuvo más el balón de lo que solía y Saúl Berjón, que es la pieza clave del equipo en esta faceta, tiene ahora la ayuda de Fabbrini, que junto a su capacidad para superar contrarios ofrece asociación con el resto de compañeros. Aunque la posesión al final del encuentro se decantó ligeramente a favor de los locales, la mayor parte del tiempo fue en zonas de poco peligro para los ovetenses.

Lo que privó del triunfo a los de Anquela en el encuentro del pasado sábado fue la falta de acierto en los últimos metros, ya que dispuso de dos ocasiones bastante claras, una en las botas de Linares y otra en las de Diegui Johannesson. Tampoco estuvo acertado el equipo en una de las facetas que esta temporada les está dando buenos resultados, el balón parado.

Los rivales cada vez se emplean más a fondo para frenar este tipo de acciones. El único remate a portería que lograron los ovetenses el sábado fue en un saque de esquina que Christian Fernández cabeceó muy forzado, aunque el balón se marchó desviado de la portería cordobesa. Lo que está claro es que el equipo azul tiene la misión del gol muy repartida, aunque necesita que los delanteros vuelvan a recuperar la onda goleadora y que además se sume a ellos la segunda línea, como hizo Fabbrini.

Otro de los motivos que invitan al optimismo es que Anquela ha sumado efectivos para la causa y la aportación de jugadores que no habían tenido protagonismo hasta ahora, como Fabbrini, Mariga, Cotugno y Viti, permitirá al técnico refrescar el equipo, que en algunas fases del campeonato acusó cierta carga de encuentros en algunos futbolistas.

Fabbrini, pieza clave

En el encuentro del sábado el técnico no pudo contar con uno de los fijos para él, Aarón Ñíguez, pero su puesto fue suplido con acierto por Fabbrini, quien además se estrenó como goleador. Eso, unido a la acumulación de minutos, le pueden convertir en una pieza clave en la recta final de la competición.

En definitiva, el conjunto carbayón parece que ha dejado atrás su mala racha y el periodo de dudas que provocó estar cinco jornadas sin ganar. Los azules vuelven a mostrar las virtudes que les han convertido en uno de los equipos aspirantes a entrar en las seis primeras posiciones de la clasificación, algo clave en las diez jornadas que quedan de Liga.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos