El Real Oviedo golea al Reus

La eficacia de Toché impulsa a los azules que logran al fin dejar su puerta a cero

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El Real Oviedo logró la primera victoria de la temporada y lo hizo con tanta comodidad como contundencia, ganando 3-0 al Reus con dos goles de Toché y otro de Rocha. La alineación de los azules presentó una novedad en relación con la del pasado sábado en Almería, que fue la presencia de Linares en el ataque, ocupando la plaza en el centro del campo de David Rocha, dejando el centro del campo para la pareja formada por Hidi y Ramón Folch.

3 Real Oviedo

Juan Carlos; Cotugno, Carlos Hernández, Verdés, Christian Fernández; Diegui Johannesson (Pucko, min. 46), Ramón Folch, Hidi (Rocha, min.46), Saúl Berjón; Linares (Mossa, min. 73) y Toché.

0 Reus

Badia; Miramón, Olmo, Íñiguez, Álex Menéndez; Tito (Juan Domínguez, min. 56), Gus Ledes, Borja Fernández, Ricardo Vaz (Edgar Hernández, min.64), David Haro, Máyor.

Goles.
1-0: min. 27, Toché. 2-0: min. 48, Toché. 3-0: min. 88, Rocha.

El inicio del encuentro estuvo marcado por las precauciones de los dos equipos que estaban más preocupados por atascar el juego rival en el centro del campo que de buscar la portería contraria. Dentro del juego espeso el Reus fue capaz de tener la primera ocasión de peligro, en un centro de Borja Fernández a Mayor, pero Juan Carlos logró despejar.

Los de Anquela, poco a poco, comenzaron a acercarse a la portería de Badía, primero en un remate flojo de cabeza de Chrisitan Fernández, luego en un balón de Saúl Berjón a Diegui Johannesson, que no llegó por poco.

El juego de los azules empezaba a tener más profundidad por las bandas y el Reus iba dando pasos atrás hasta que llegó el gol de los ovetenses. Diegui Johannesson alcanzó un balón en el área y lo mandó al área pequeña, donde Toché acudió a su cita con el gol, esta vez con una acrobática chilena, ante la que Badia no pudo hacer nada.

En imágenes

El delantero murciano aprovechó su primera oportunidad de gol para reivindicarse como goleador y adelantar al equipo azul por tercer encuentro consecutivo. En las ocasiones anteriores el Oviedo había encajado a los pocos minutos, pero en esta ocasión no fue así. En buena medida gracias al acierto de Juan Carlos que estuvo acertado en un mal entendimiento entre los centrales Carlos Hernández y Verdés, del que se aprovechó Mayor para encarar al portero, que rechazó con el pie, evitando el empate.

Hasta el final de la primera mitad los ovetenses, más metidos en el partido que los catalanes, robaron varios balones que sirvieron para disponer de dos oportunidades de gol claras. La primera en un lanzamiento desde la frontal de Linares, que Badía mandó a saque de esquina. Más clara fue la que tuvo al borde del descanso Diegui Johannesson, que recibió un buen centro del Ramón Folch, pero cuando se presentó solo ante el portero su disparo salió rozando el poste.

El encuentro llegó al descanso con la ventaja local, gracias a que dispuso de más ocasiones de gol que los visitantes. El equipo volvió a mostrar las virtudes que le caracterizan esta temporada: la intensidad y las transiciones rápidas hacia la portería contraria. En defensa, pese a algunas lagunas, el equipo solo pasó por apuros en un par de ocasiones. Además, Saúl Berjón a base de calidad y Diegui Johannesson de velocidad protagonizaron las jugadas de ataque más interesantes para los ovetenses.

En el descanso se quedaron en el vestuario, con problemas físicos, Diegui Johannesson, que fue sustituido por Pucko, mientras que David Rocha ocupó la plaza de Hidi. Los azules en dos minutos tuvieron sendas ocasiones de gol, primero en un remate de Verdés en un saque de esquina, que paró Badía. Luego llegó el 2-0, nuevamente obra de Toché que remató en el primer palo un centro de Pucko por la derecha, después de una buena carrera del esloveno.

El partido se decantaba en el marcador para los ovetenses y también en el terreno de juego, donde el equipo se imponía en los duelos individuales y cada vez rondaba más la portería visitante. La presión alta de los de Anquela mantenía alejados a los de López Garai de la portería de Juan Carlos.

Se veía más cercano el tercero de los ovetenses que el primero de los catalanes, ya que la intensidad y los robos en el centro del campo eran constantes. Faltando un cuarto de hora Mossa entró por Linares y Saúl pasó a la mediapunta.

El conjunto azul no sufrió hasta el final y David Rocha hizo el tercero en un magnífico lanzamiento de falta desde la frontal, que se coló por la escuadra.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos