4.000 euros para golear la Duchenne

4.000 euros para golear la Duchenne
La camiseta firmada por la plantilla azul que fue donada en favor de esta causa solidaria. / E. C.

La recaudación promovida por Raúl para ayudar a combatir la enfermedad de su joven amigo Alejandro cumple su primer objetivo

MARÍA SUÁREZOVIEDO.

María fue la afortunada que se llevó la camiseta firmada por la plantilla del Real Oviedo de esta temporada. Ese fue el último de los regalos cedidos al joven Raúl en su lucha contra la enfermedad de Duchenne que sufre su amigo Alejandro. Los 20 euros que María donó le sirvieron para llevarse la guinda de un pastel que ya supera los 4.000 euros de recaudación para la Duchenne Project-Spain. El proyecto que Raúl encaminó tras conocer la dolencia de su amigo, que sufre una atrofia progresiva en sus pequeños músculos, cumple el primero de sus objetivos: demostrar que, granito a granito, se puede.

La del Real Oviedo no fue la única camiseta con la que Raúl, Alejandro y todos sus amigos pudieron recaudar fondos. El Langreo, Cervero y Michu aportaron también elásticas, incluida una que el internacional español vistió en el Swansea inglés. Pero la camiseta del conjunto azul fue la guinda a una jornada mágica en la que, con cada grano de arena, como llamó el propio Raúl finalmente a su idea, se consiguió superar con creces el objetivo del pequeño: recaudar 3.000 euros antes del 30 de junio para investigar la enfermedad de su amigo Alejandro.

Durante el torneo que celebraron ayer en el Colegio Amor de Dios, las cuentas cuadraron y la preocupación de Raúl -había llegado al final de Liga rozando los 2.000 euros en vez de los 3.000 que pretendía-, se transformó en alegría. Un sentimiento que predominó también durante la jornada deportiva, que se convirtió en una fiesta. La barra solidaria dejó 206 euros, la venta de entradas y las rifas aportaron 834 euros, y todo ello supuso ingresar en la pequeña gran hucha de Raúl un total de 1.040 euros. La cantidad recaudada tras la visita al evento de Michu y Cervero acabó por dar un importante empujón a todas las ilusiones de Raúl y redondeó unas cifras destinadas a la investigación que alcanza los 4.300 euros, mil más de lo que el había soñado el pequeño jugador del Atlético Lugones.

Los guantes del exguardameta azul Esteban también formaron parte de esa rifa. Para el avilesino fue un «honor» que contactaran con él las familias de unos niños que son ya «un ejemplo para todos». «Me dieron una lección de vida y de compañerismo, algo tan perdido en estos últimos años, y los deportistas deberíamos implicarnos mucho más en estos actos, no sólo cuando hay una cámara», comentó el excapitán del Real Oviedo. Otro de esos defensores del escudo carbayón, como lo son Alejandro y Raúl, es Miguel Linares. El delantero aportó para la rifa su premio al mejor jugador del mes en una temporada que ha acabado por ser la última vistiendo de azul. «Los futbolistas podemos hacer estas causas más visibles, por suerte mis hijos no padecen enfermedades graves pero, si no fuera así, me gustaría recibir esta ayuda», comentó el maño.

Concienciar a la sociedad

Para el atacante azul, la historia de amistad entre Raúl y Alejandro es un motivo de peso para «concienciar a la sociedad». «Es un ejemplo de madurez que un niño tan pequeño tenga ese gesto, esa mentalidad. Si se ha conseguido esa cantidad es gracias a todos los que colaboran, porque hasta que no nos vemos en una situación similar no somos capaces de ponernos en la piel de esas familias», explicó el hasta ahora capitán del Real Oviedo.

Granito a granito. Así ha conseguido Raúl su reto de reunir el dinero suficiente para que su amigo Alejandro pueda soñar un día más con que su mal de Duchenne, el día de mañana, no esté ligado a una corta esperanza de vida. Para que la debilidad y la pérdida de masa muscular, en un futuro no muy lejano, no borren ni las sonrisas ni los goles de estos pequeños héroes. Y para ello, Raúl tiene claro que hay que seguir sumando.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos