Real oviedo

El Real Oviedo sobrevive a la enfermería

Aarón Ñíguez sufrió un problema muscular en el duelo ante el Numancia que le obligó a retirarse antes de tiempo./ÁLEX PIÑA
Aarón Ñíguez sufrió un problema muscular en el duelo ante el Numancia que le obligó a retirarse antes de tiempo. / ÁLEX PIÑA

El conjunto azul ha tenido hasta diez jugadores lesionados en este inicio del campeonato | Anquela afrontó hasta ahora encuentros con hasta siete futbolistas de baja lo que ha condicionado su gestión de la plantilla

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo está en su mejor racha de la temporada, después de sumar nueve de los últimos doce puntos en juego, algo que ha logrado a pesar de seguir lastrado por las lesiones que siguen castigando al equipo desde la pretemporada.

En lo que va de temporada, 16 jornadas, hasta diez jugadores han sufrido lesiones de diversa gravedad, que les han hecho perderse partidos. Eso, sumado a que en el inicio del campeonato el técnico no pudo contar con los que llegaron tarde y no hicieron la pretemporada, provocó que en hasta seis jornadas el técnico realizara convocatorias con los únicos 18 disponibles.

La plaga de lesiones asoló al equipo desde pretemporada, cuando sufrió dos de larga duración: la del italiano Fabbrini, la más grave con una rotura del ligamento cruzado anterior rodilla izquierda que se produjo en un entrenamiento el 31 de julio.

También en pretemporada Anquela perdió al defensa Varela, que en el trofeo Enma Cuervo, ante el Lugo sufrió un esguince de rodilla que le mantuvo de baja hasta hace un par de jornadas, cuando se estrenó en la convocatoria para el encuentro ante el Nástic. En cualquier caso, el andaluz no parece entrar en los planes del técnico.

Fabbrini y Varela son los dos únicos jugadores de la primera plantilla que no han tenido todavía la oportunidad de debutar esta temporada, después de que el pasado sábado se estrenara el portero Alfonso Herrero.

El inicio del campeonato fue especialmente complicado para Anquela, ya que además de esas dos lesiones de larga duración, jugadores como Owusu, Yeboah, Mariga, Hidi, Cotugno o Forlín, se incorporaron tarde a la pretemporada y no podían contar para el técnico, más que para algunos minutos.

La sangría de lesiones para los oviedistas no paró con el inicio de la competición, ya que en la segunda jornada ya se sumaron otras dos. En el calentamiento del encuentro ante el Almería en el estadio de los Juegos del Mediterráneo se produjo la lesión de Aarón Ñíguez, que no jugó por unas molestias, que también le hicieron perderse la siguiente jornada. El ilicitano reapareció en la cuarta jornada en El Molinón en el transcurso de la segunda mitad. El pasado sábado se lesionó a la media hora de partido y está pendiente de pruebas médicas, pero parece que se perderá varias jornadas.

Más noticias

En ese mismo encuentro ante el Almería se produjo otra lesión, la del keniano Mariga, que a los pocos minutos de saltar al campo en la segunda mitad, sufrió una rotura fibrilar que le tuvo alejado del equipo hasta la jornada 11, cuando volvió para ser titular y disputar el partido completo. Luego volvería a mantenerse en los onces hasta el pasado sábado.

Esa misma semana tras el encuentro ante el Almería se produjo una nueva lesión de las de larga duración, la del canterano Viti, que tras una magnífica pretemporada se ganó la consideración de jugador de la primera plantilla, pese a tener ficha con el filial. El extremo de Laviana, que había tenido unos minutos en Almería, sufrió una rotura muscular en un entrenamiento, con una posterior recaída, lo que le matuvo al margen del grupo hasta la pasada semana. En principio, puede tener opciones de entrar en la convocatoria para el próximo sábado ante el Lorca.

La tercera jornada del campeonato volvió a dejar lesionados a pares, ya que en el primer tiempo del encuentro ante el Reus se lesionaron Diegui Johannesson y el húngaro Hidi. Los dos futbolistas tuvieron que ser sustituidos al descanso del encuentro. En el caso de Hidi sufrió una fractura en el quinto metatarsiano del pie derecho, de la que tuvo que ser intervenido y que le mantuvo apartado del equipo hasta la pasada jornada cuando entró por primera vez en la convocatoria.

La mala fortuna también se cebó con otro de los canteranos que se habían ganado un hueco en el primer equipo, el centrocampista Edu Cortina. El medio, que entró en la primera convocatoria de Liga y Anquela comentó que se planteó su titularidad, iba a ser de la partida en el encuentro de Copa el Rey ante el Numancia, pero en el calentamiento sufrió una caida y se produjo una luxación del hombro izquierdo. El canterano reapareció hace tres jornadas con el filial, pero el pasado 27 de octubre, cuando tenía opciones de entrar en la convocatoria para Alcorcón, sufrió un nuevo percance, esta vez en el hombro izquierdo, que le mantiene al margen del equipo.

El siguiente en caer fue uno de los imprescindibles para Anquela mientras estuvo disponible, el defensa central Verdés, que en el encuentro ante el Tenerife, en la novena jornada, tuvo que pedir el cambio a los dos minutos de la segunda mitad por un problema muscular, y permanece fuera del equipo desde entonces. El valenciano sufrió una recaída en su recuperación y el domingo se entrenó con normalidad con el grupo, por lo que podría entrar en la convocatoria.

La última lesión de larga duración afectó a otro de los jugadores claves para el equipo, el goleador Toché. El murciano se lesionó en el encuentro de la jornada 12 ante el Alcorcón y tuvo que ser intervenido por tener afectado el menisco interno de la rodilla derecha. En principio, no se espera su vuelta hasta el mes de enero.

Ahora la preocupación del entrenador se centra en conocer el tiempo en que no podrá contar con Aarón Ñíguez y Diegui Johannesson.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos