Real Oviedo

Real Oviedo | Verdés, una recuperación bajo cero

Héctor Verdés se lanza al césped para cortar un ataque. / ELOY ALONSO

Verdés, lastrado por las lesiones los dos últimos cursos, es el zaguero que más minutos acumula | «Me meto en hielo. Antes no era capaz, ahora lo estoy haciendo y creo que está yendo bien», confiesa el central sobre el cambio en su rutina para esquivar infortunios

IVÁN ÁLVAREZ OVIEDO.

Las lesiones representan, en el plano individual, la peor pesadilla del futbolista. Un desafío a su paciencia cuando se ven atrapados por ellas e impiden su continuidad en el rectángulo de juego, como le ocurrió en sus dos primeras temporadas en el Real Oviedo a Héctor Verdés.

Habitual inquilino de la enfermería durante la campaña de su aterrizaje en el Carlos Tartiere, persiguió un cambio de rumbo en el período estival del pasado año con un plan específico para evitar jornadas en el dique seco, pero los resultados no fueron óptimos. El central de Villar del Arzobispo, que disfrutó de la confianza de Fernando Hierro desde la jornada inicial, se quedó en los 23 encuentros ligueros disputados y nunca pudo enlazar más de cinco jornadas consecutivas en la alineación como ha conseguido en el arranque del presente campeonato liguero.

«Necesitaba coger ese ritmo de partidos que tanto busca un futbolista. Gracias a Dios, lo estoy teniendo este año y espero ayudar al equipo», expone el zaguero villarenco, el integrante que más minutos acumula en el cuarteto defensivo ordenado por Anquela. A pesar de que el club azul incorporó a tres centrales en el último mercado de traspasos, él ha disputado todos los encuentros desde el minuto inicial y solo fue sustituido en la recta final del duelo del pasado domingo en Albacete, cuando cedió su puesto a Linares por la necesitad de agregar presencia ofensiva en busca de darle la vuelta a un resultado adverso.

Más noticias

Su renovación fue la que más se hizo esperar, firmada ya en la primera semana del pasado mes de julio cuando había expirado su vínculo contractual con el club azul, pero tras rubricar su compromiso con la entidad por dos temporadas disfruta de su momento de mayor continuidad desde su llegada a Oviedo. Sin plan específico preventivo durante la puesta a punto, sí ha introducido una novedad en su rutina con la meta de sortear la enfermería.

«Me meto en hielo. Antes no era capaz. Ahora lo estoy haciendo y creo que está yendo bien», confiesa sobre el empleo de una técnica de recuperación tras el esfuerzo seguida por varios deportistas de élite, que este curso le está permitiendo estar en plenas facultades para el duelo individual con arietes perseverantes como Borja Iglesias. «He visto poco, pero hablan muy bien de él. Es un jugador bastante completo, creo que tiene un poco de todo. Es fuerte, tiene buen golpeo, va bien arriba. Habrá que estar pendiente de él, como de Toquero y otros jugadores que tiene el Zaragoza», alerta el zaguero, que apuesta por afrontar «cada jugada como si no hubiese otra». «Si te relajas, te llevan por delante», remata Verdés. Central de temperamento volcánico sobre el rectángulo de juego, apaga su fuego con temperaturas gélidas nada más abandonarlo. «Voy a seguir haciéndolo por si acaso», apostilla sobre una rutina que le ha permitido gestar su momento más regular con el mercurio bajo cero.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos