Real Oviedo

Real Oviedo | Un punto trabajado antes del derbi

Jugada del Reus - Real Oviedo
Jugada del Reus - Real Oviedo. / Sergio Ros

Los azules hicieron un mal primer tiempo, pero reaccionaron en la segunda mitad y merecieron más

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El primer empate sin goles del Real Oviedo esta temporada les vale a los de Anquela para sumar nueve jornadas sin perder y seguir manteniéndose en la zona alta de la clasificación.

Los ovetenses no hicieron una buena primera mitad y mejoraron en la segunda, en la que tuvieron un par de buenas ocasiones en las botas de Linares para poder haberse llevado el encuentro.

Los azules afrontan el encuentro del próximo domingo ante el Sporting en una buena racha de resultados y además, sin perder por sanción al centrocampista Ramón Folch, el único jugador que ha disputado todos los minutos y que ayer, en su vuelta a Reus no fue amonestado.

0 Reus

Edgar Badía; Campins, Íñiguez; Tito, Álex Menéndez; Carbonell, Ledes, Vítor Silva, Yoda (David Haro, m.84), Fran Carbiá (Cámara, m.71); y Máyor (Edgar Hernández, m.88).

0 Real Oviedo

Alfonso; Verdés, Forlín, Christian Fernández; Diegui Johannesson (Cotugno, m.89), Folch, Rocha, Mossa; Yeboah (Yeboah, m.71), Linares (Varela, m.88) y Saúl Berjón.

Árbitro
Prieto Iglesias, del Comité navarro. Mostró tarjetas amarillas a Yoda y Cámara, por los locales y a los visitantes Verdés, Toché y Linares
incidencias
En las gradas del municipal de Reus había más de un centenar de aficionados oviedistas, buena parte de ellos miembros de la Peña Azul Barcelona

El patrón previsto para el encuentro se cumplió desde el inicio, el Reus quería tener el balón y salir jugándolo, mientras que los ovetenses trataban de apretar arriba y robar en el campo contrario.

Tras unos minutos iniciales en los que los azules intimidaron a los locales y rondaron la portería Edgar Badía, los de López Garai le dieron un par de sustos a Alfonso, primero en un malentendido entre Verdés y Alfonso, que Máyor mandó por encima del larguero, mismo resultado que tuvo otro remate de cabeza del airiete del conjunto catalán, tras un centro desde la izquierda.

Las únicas ocasiones para los asturianos fueron en dos lanzamientos, sin demasiado peligro de Linares. El juego de ataque de los azules volvía a tener su epicentro en Saúl Berjón, que era el conductor de todo el despliegue ofensivo de los azules.

El paso de los minutos dio paso a un Reus más acertado, que poco a poco iba ganando metros hacia la portería de Alfonso, pero sin crear demasiado peligro, entre otras cosas gracias al acierto de Forlín, que salía al corte con acierto y conjuraba cualquier atisbo de peligro.

Los locales se adueñaron del balón en la recta final del primer tiempo y el partido era un monólogo de los de López Garai, que, no obstante, solo inquietaban con acciones a balón parado, cuando metían centros al área que generaban alguna incertidumbre en la zaga ovetense.

Los ovetenses tenían su principal problema en lo poco que les duraba el balón en su poder. El equipo, azul, a medida que los locales incrementaron su presión sobre Saúl Berjón, cortocircuitaron la creación ovetense. Yeboah, voluntarioso en el inicio y trabajador siempre apenas entraba en contacto con el balón. Los medios centros, Folch y Rocha no eran capaces de combinar bien y estaban en inferioridad numérica, lo que hacía que los robos de los locales fueran constantes y los de Anquela estuvieran condenados a correr detrás del balón.

El balance de la primera mitad fue un partido con pocas ocasiones, lasás más claras para los locales, que tras el buen inicio de los ovetenses se adueñaron del partido y fueron superiores.

La primera acción del segundo tiempo fue polémica, ya que en un saque de falta, el árbitro señaló fuera de juego de Linares que no lo era y el delantero había recibido una falta que pareció penalti.

El conjunto ovetense salió mejor del vestuario y rondó el gol en un error de la defensa en la salida de balón, que Linares aprovechó para presentarse solo ante el portero, pero su lanzamiento lo adivinó éste y logró despejar la ocasión más clara del encuentro hasta ese momento.

Más información

El conjunto azul era otro, ya no sufría en defensa y cada vez llegaba con más peligro al área visitante. Un gran pase filtrado de Mossa dejó mano a mano a Linares con Edgar Badía, pero el meta le volvió a ganar la partida al delantero.

El primer cambio de Anquela fue dar entrada a Toché, en sustitución de Yeboah, con lo que Linares pasó a la banda izquierda y Saúl Berjón a la derecha, para que el recién incorporado fuera la referencia ofensiva del equipo.

El asedio de los ovetenses en la segunda mitad fue constante y el Reus apenas salía de su campo, pero las únicas ocasiones de cierto peligro llegaban en acciones a balón parado, en las que el equipo no estuvo tan acertado como suele en este tipo de acciones esta temporada.

En uno de los pocos acercamientos del conjunto local a la portería de Alfonso, tras varios rechaces, los jugadores del Reus pidieron penalti por mano de Forlín.

En los minutos finales el Reus tuvo un arreón que le permitió generar incertidumbre ante la portería de Alfonso, en especial en balones colgados. En el descuento los locales dispusieron de saques de esquina en los que los aficionados azules en las gradas del municipal de Reus tuvieron que contener la respiración.

Al final los azules sumaron su tercer empate consecutivo a domicilio en un partido que resultó complicado y en el que las ocasiones más claras fueron para los de Anquela, pero faltó acierto en los metros finales. Los ovetenses llegan al derbi con ocho puntos de ventaja sobre el Sporting, a la espera de lo que hoy hagan los gijoneses en su partido ante el Nástic.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos