Un mercado de dos velocidades

Un mercado de dos velocidades
El delantero de la Cultural Rodrigo Ríos celebra un gol anotado esta temporada recién finalizada. / LEONOTICIAS

El Real Oviedo quiere cerrar diez incorporaciones para completar una plantilla de veinte jugadores

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

El mercado de Segunda División avanza lentamente y solo se están registrando movimientos aislados en los equipos, varios de los cuales todavía no tienen siquiera decidido quién será su entrenador. El Real Oviedo mantiene dos velocidades en su búsqueda para configurar su plantilla, que registrará unas diez incorporaciones. Las dos primeras han sido las de Sergio Tejera y Richard Boateng.

Las dos velocidades se traducen en que el club azul intenta cerrar los casos de aquellos jugadores que acaban contrato y tienen claro que su destino será la Segunda División, pero también se estudia la posibilidad de incorporar a futbolistas que aspiran a jugar en Primera o en el extranjero, aunque, en estos casos, el Real Oviedo tendrá que esperar a que se agoten esas opciones para que esos futbolistas se decanten por la categoría de plata.

El club azul busca refuerzos para todas las líneas y tiene avanzados algunos fichajes, como el del delantero de la Cultural Rodri Ríos, que se podría cerrar en los próximos días. No es el único frente en el que avanza el conjunto carbayón.

El técnico Juan Antonio Anquela ya dijo la pasada pretemporada que no tenía prisa para tener cerrada la plantilla cuando bromeó al señalar que «seguro que para el primer partido de Liga vamos a tener once jugadores para hacer la alineación».

Más Real Oviedo

Los años de Mundial el mercado avanza más lento en todos los equipos y eso se traslada a todas las categorías. Los clubes punteros de las grandes ligas suelen pescar en el Campeonato del Mundo y eso provoca una mayor espera en el resto de los equipos.

Una vez que los equipos más potentes apuntalan sus plantillas empiezan las salidas con destino a otros conjuntos de la clase media y baja de Primera y también hacia proyectos interesantes de Segunda.

El Real Oviedo busca un portero para que compita con Alfonso, así como defensas, medios y dos delanteros, todo condicionado por la polivalencia de las incorporaciones que se produzcan.

Las ideas del conjunto ovetense están claras respecto a los perfiles de jugadores buscados. En su mayoría serán con experiencia en la categoría y no parece que se vaya a acudir al mercado extranjero como sucedió la pasada temporada. Anquela tiene mucho que decir en las llegadas y el propio técnico ha llamado a algunos jugadores para trasladarle su intención de que se sumen al proyecto. Sin embargo, a estas alturas, con la competición recién finalizada, muchos de los futbolistas prefieren esperar por otras propuestas antes de comprometerse.

Ni siquiera el mercado de los entrenadores está animado y son varios los equipos que todavía no han definido quien será el inquilino de su banquillo para el próximo curso. Zaragoza, Osasuna, Granada, Málaga, Alcorcón, Albacete y Almería son algunos de los conjuntos que todavía no han confirmado a sus técnicos y por ello no tienen definidas sus pretensiones para formar la plantilla.

Una de las piezas clave que el conjunto ovetense busca en el mercado es un delantero de garantías, para lo que ha sondeado el mercado, que en esa posición tiene unos costes muy elevados, ya que los equipos que reciben ayuda tras el descenso de Primera no suelen escatimar recursos para el gol.

En el conjunto azul solo queda Toché como ariete, tras la salida de Linares, al que se sumará probablemente Rodri, aunque también puede actuar en una posición más retrasada. Por todo lo anterior, el equipo ovetense podría tener que esperar a que comience la pretemporada y las cosas vayan aclarándose en el mercado para cerrar la llegada del nuevo delantero.

Otro aspecto al que estarán atentos los responsables de la planificación deportiva son las cesiones. El club no quiere tener muchos cedidos en la plantilla, pero es una opción que no se descarta para alguna posición concreta en la que no sea posible cerrar incorporaciones.

La idea de la dirección deportiva es que la plantilla no sea superior a veinte jugadores -esta temporada tuvo 23-, para que tengan hueco jugadores del filial, ya que se espera que con el ascenso del Vetusta a Segunda B estén más cerca del primer equipo. En este sentido, también se tendrá en cuenta la planificación del filial, que tendrá varios futbolistas que entrenen a diario a las órdenes de Anquela y puedan entrar en las convocatorias con más asiduidad.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos