El rompecabezas oviedista en ataque

Anquela corrige a Diegui Johannesson, al que empleó de extremo en Almería ante la lesión de Aarón Ñíguez.
/ELOY ALONSO
Anquela corrige a Diegui Johannesson, al que empleó de extremo en Almería ante la lesión de Aarón Ñíguez. / ELOY ALONSO

El jienense recurrió a los canteranos Lucas y Steven ante las ausencias por lesión de Viti y Aarón Ñíguez en una sesión en la que Toché trabajó al margen del grupo Anquela prepara el duelo del domingo con su zona ofensiva en cuadro por los problemas físicos

IVÁN ÁLVAREZ DEPORTES.CO@ELCOMERCIO.ES OVIEDO.

Mientras el club se mueve en el mercado para cerrar su plantilla con el andamiaje situado en la zona ofensiva dentro del tramo final de su remodelación, Anquela administra sus armas en la parcela ofensiva con la sombra de la enfermería al acecho de su equipo en El Requexón. Obligado a rediseñar sobre la bocina su estratagema para intentar salir victorioso de Almería debido a la lesión de Aarón Ñíguez, el entrenador oviedista continúa sin encontrar tregua en su anhelo de contar con todo su arsenal.

Tras la liviano entrenamiento con el que inició esta semana el trabajo la plantilla, el técnico jienense elevó el listón de la intensidad con una larga sesión marcada por las ausencias de sus pupilos de perfil ofensivo. Viti, que disputó sus primeros minutos oficiales a las órdenes del técnico andaluz en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, no podrá repetir este domingo ante el Reus y ocupar el flanco derecho de un ataque que en el estreno liguero en el Carlos Tartiere llevó el sello de Aarón Ñíguez.

El ilicitano, reemplazado por Diegui Johannesson el pasado sábado en lo que supuso un regreso a los orígenes posicionales del maliayo, no saltó junto a sus compañeros al césped de El Requexón por segundo día consecutivo y complica el rompecabezas de Anquela, que recurrió en el entrenamiento de ayer al canterano Lucas para paliar la falta de efectivos en una vanguardia azul que ayer se encontraba en cuadro.

El encargado de encabezar las maniobras en el último tercio del rectángulo de juego, el capitán Toché, tampoco se ejercitó con el grupo y trabajó bajo las directrices del readaptador Nacho Gonzalo. El ariete del filial Steven relevó al máximo artillero oviedista, entre algodones con la esperanza de que el domingo pueda amenazar a la zaga del Reus y estrenar su casillero goleador esta temporada para contribuir a celebrar el primer triunfo del curso.

Despedida de Jorge Ortiz

«Con cuidado», gritaba Anquela a sus jugadores mientras diluviaba en el partidillo final, en el que ya no participaron ni Saúl Berjón ni Jorge Ortiz, que enfila sus últimas horas dentro del club. El extremo de Villacañas cuenta con varias ofertas de clubes de Segunda B para tratar de tener los minutos que no encontrará en Oviedo y ayer protagonizó con el entrenador jienense una breve charla con aroma a despedida.

Los infortunios físicos en la plantilla abren un nuevo escenario para Pucko, ausente en las dos primeras convocatorias ligueras, pero versátil para ocupar ambas bandas si su técnico lo decide. «Los futbolistas se piensan que no juegan el primer partido y ya es una hecatombe. Vamos a jugar todos», expresó la pasada semana sobre el rol del esloveno Anquela, que deberá abrir el abanico en ataque.

Fotos

Vídeos