«Tenemos que seguir trabajando para mejorar y seguir armando el equipo»

Nahuel Valentini y Mariga, ayer, en El Requexón. /  ELOY ALONSO
Nahuel Valentini y Mariga, ayer, en El Requexón. / ELOY ALONSO

Valentini reconoce que el equipo no supo leer el partido de Alcorcón tras recibir el primer gol y que lo acabaron acusando demasiado

R. J. G. OVIEDO.

El Real Oviedo está repitiendo errores, sobre todo a domicilio, y la solución pasa, a juicio del argentino Nahuel Valentini, solo por el «trabajo».

El defensa central, al igual que ocurrió tras la derrota ante el Granada, salió ayer a la sala de prensa de El Requexón en la que reconoció que el equipo acusó demasiado el gol del Alcorcón y que no supo afrontar el partido yendo por detrás en el marcador.

El central, que se ha hecho con la titularidad tras la lesión de Verdés, admitió que el equipo no fue capaz de reaccionar al tanto del Alcorcón, «algo que nos viene pasando y que tenemos que mejorar». Para lograr esa mejoría, opina, «la única forma de hacerlo es trabajando».

En este sentido, el futbolista tiene claro que todo se puede entrenar e insiste en que se trata de «una actitud mental», aunque añade que «el equipo, a pesar de que no encuentra el partido, siempre rinde al máximo y corre hasta el final, aunque lo haga de un modo equivocado».

Por ello considera que no se les puede reprochar falta de entrega, pero si reconoce que deben ser «un poco más inteligentes en cómo manejar el partido, porque ante el gol de ellos hay que encontrar la calma y seguir trabajando el partido porque quedaba muchísimo».

Anquela dijo en Alcorcón que ya había hablado con los jugadores de los problemas del equipo y Valentini entiende que deben adaptarse a lo que les pide. Eso se hace especialmente necesario en los encuentros como visitantes. «Nos está costando fuera y nos ha costado desde el principio». En este sentido, admite que ante el Sporting «fue el partido de fuera en el que más ímpetu y concentración tuvo el equipo».

En cualquier caso, el defensa confía en la capacidad del equipo de revertir la situación ya que cree que son un grupo con «experiencia» y además que tiene una gran autoexigencia: «Queremos que las cosas salgan bien, que la gente esté contenta con nosotros y nosotros con el equipo. Estar felices».

Por ello, insiste en que todo es «cuestión de trabajo, de seguir haciéndolo, porque para mí el equipo aún se está armando y hay que mejorar todas estas cosas».

Una de las claves es leer mejor los encuentros «tenemos que seguir trabajando los partidos pese a los goles, porque los rivales también juegan», comentó. El resumen que hace el argentino es que en todos los encuentros hay errores y que lo que tienen que hacer es «aprovechar los del rival y tratar de que los nuestros no le sirvan al rival. En una categoría tan pareja como la Segunda cada mínimo detalle marca la diferencia».

Fotos

Vídeos