Sufrir para disfrutar

JON CARRERA

Arrancó Mossa, con el equipo en inferioridad, de excursión en el 92. Con la mochila y la cantimplora, como queriendo resarcirse del error del 1-0 y de paso dejar atrás (de una vez por todas) el ostracismo del inicio de Liga. Una arrancada a la que ninguno le teníamos fe, pero que acabó en penalty en la alfombra de su antigua casa. Aarón echó por tierra las numerosas teorías que aparecieron tras el error de Saúl Berjón en el primer acto. Y con un golpeo como el de los antiguos pobladores, puso el 1-2. Y es que los penalties...Manu Barreiro (qué clase en el 1-0) mediante, no tienen un guión claro para su materialización.

Ganó el Real Oviedo un partido que por momentos pareció empeñado en perder. Perdonando el 0-1 y con varios errores groseros en defensa, que desembocaron en el 1-0. Tras el descanso y sin que nadie nos lo explicara se sometió al Nastic, con Aarón a los mandos del carro, con Linares rematando más que un miércoles en el Requexón y con un equipo reconocible ...eso sí, nuestro digestivo se llevaba algún trago agresivo cada vez que el Nástic pasaba del centro del campo, sobremanera tras el empate de Carlos Hernández.

Una victoria que permite mirar hacia arriba sin catalejo, que permite viajar lejos de nuestro estadio con mochilas en las que quepan tres puntos. Por favor, la próxima que no tarde tanto, no pedimos ni tratamos de entenderlo (ni que nadie nos lo explique) ni siquiera queremos que Mariga entienda el mecanismo de un bote neutral, pero a poder ser sin tanto sufrimiento, que tenemos una vida paralela.

Fotos

Vídeos