Real Oviedo

Real Oviedo | «Estamos a tiempo de reconducir el camino»

César, Joaquín del Olmo, Manuel Paredes y Jorge Sánchez Vallina que entrega la copa a Fernando Corral./DANIEL MORA
César, Joaquín del Olmo, Manuel Paredes y Jorge Sánchez Vallina que entrega la copa a Fernando Corral. / DANIEL MORA

Joaquín del Olmo indica que el Consejo tiene «confianza ciega» en Anquela y aboga por «darle tiempo» | El asesor deportivo del Real Oviedo defiende la confección de la plantilla, sujeta a la economía, y cree que hay que esperar a que «esté al 100%» para valorarla

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

Con 14 puntos en 12 jornadas, el arranque de temporada para el Real Oviedo está lejos de ser el deseado antes de que arrancase el campeonato liguero. La actualidad deportiva «no es la idónea», como reconoció el asesor deportivo del club Joaquín del Olmo, que ayer realizó un profundo balance de la actualidad sobre el rectángulo de juego y los despachos de la entidad carbayona. Con una plantilla mermada por las bajas y sujeta a los condicionantes económicos en su gestación, considera que «hay que esperar a que esté al 100%» para valorarla, confiado en que Anquela le imprima su identidad. «Todavía estamos a tiempo de reconducir el camino y terminar bien», apostilla esperanzado en que el equipo escale en la clasificación como lo ha hecho el club en otros ámbitos en los últimos años.

Sin ocultar que por el momento los resultados no son los esperados, Joaquín del Olmo expone que «hay que darle tiempo a Anquela» y echa la vista atrás para pedir cautela respecto a un prematuro análisis, ya que los inicios de temporada de los equipos que dirige el técnico jienense «estadísticamente no son buenos». Aunque reconoce que el conjunto azul no muestra todavía «la identidad» del andaluz ni genera el juego que busca, subraya que el entrenador está respaldado por la «confianza ciega» de la plana mayor de la entidad carbayona.

Más noticias

«Es un tipo que vive muy intensamente el fútbol», explica sobre el estado de ánimo que observa en el técnico andaluz, competitivo hasta el punto de estar «jodido» tras el triunfo (3-0) sobre el Reus. «Es así, no lo vamos a cambiar», apostilla para ilustrar un «carácter peculiar». «Tengo muy buena relación con él, creo que tiene muchísimas ganas de darle vuelta a esto», profundiza optimista el mexicano.

Con más vaivenes desde el ascenso a Segunda en todo lo que envuelve a la competición, en lo económico el club avanza con pasos firmes y la enésima prueba de ello ha sido la última ampliación de capital. Un proceso que se ha desarrollado de acuerdo a las directrices que se habían planificado en las altas esferas de la entidad oviedista.

«Las expectativas se han cumplido perfectamente, se darán a conocer en su momento. Hay un tema que tenemos solucionar, pero nos permite olvidarnos de la deuda que tenemos y trabajar para el futuro», expone Del Olmo, que matiza que el próximo año «todavía hay que pagar 3,5 millones» para sanear las maltrechas arcas con las que se encontró el Grupo Carso en su desembarco en la capital del Principado, pero cada vez está más próximo a la meta perseguida por Arturo Elías. «Hay que poner al equipo en deuda cero y a partir de ahí podemos tener otras expectativas para la plantilla», argumenta.

Según asegura el asesor deportivo de la entidad carbayona, los beneficios de esa ampliación capital no se emplearán para reforzar la plantilla, ya que están destinadas «para deudas». Una coyuntura económica que ya impulsó a la dirección deportiva a «tener la cabeza fría» y no despilfarrar a la hora de contratar a alguien que supliese al ahora lesionado Toché.

«Era una locura lo que se pedía en verano por los delanteros», expone el dirigente mexicano, que indica que «margen siempre hay para todo», en referencia al hueco para las maniobras del tope salarial en el mercado invernal. «Las ventanas de fichajes siempre están abiertas», apostilla sin dejar de recordar que en los despachos azules no se van a «pagar excesos». «Cualquier jugador que quiere el Oviedo, al saber que está Carso detrás, pide una fortuna. No vamos a traer por traer», profundiza subrayando esa actitud marcada por la mesura, también marcada en la duración de los contratos. En referencia a ello, recuerda que el jugador busca un contrato extenso que entraña riesgos para el club, que solventó con un acuerdo extrajudicial la petición de David Fernández para extenderlo este verano. Del Olmo señala que no tiene «ningún problema» con el excentral oviedista y señala a su representante, con el que insinuó de forma velada una ruptura de relaciones.

Respecto a dos canteranos oviedistas con una profunda huella en el club y la afición como Esteban y Michu, el asesor deportivo de la entidad carbayona indica que el exguardameta «tiene contrato con el club, se está preparando y habrá sorpresas». «Hay que ir poco a poco, paso a paso», señala Del Olmo, que matiza que con el atacante ovetense, que colgó las botas este verano, «también se habló», aunque ahora está tratando «un tema personal». «No somos malagradecidos con la gente, somos conscientes de lo que es el Real Oviedo», ataja.

El pasado 17 de octubre, el club anunció que superó los 19.000 abonados y en esa faceta también se muestra Del Olmo satisfecho. «Estamos sobre los límites que nos pusimos», confiesa el mexicano, que no oculta la presión a la que le somete Arturo Elías y la entiende como acicate positivo para que las cosas sigan saliendo bien a nivel global.

«Tengo unos objetivos, voy de la mano de mi jefe porque todo lo que se hace aquí Arturo (Elías) lo sabe. Hemos tenido errores, me arrepiento de no haber hablado en la rueda de prensa de Sergio Egea porque tenía que haber dicho también mi sentir, pero no es momento de decirlo ahora porque hay códigos», explica en un balance de su etapa en el club en el que observa más aciertos que errores». Optimista en el horizonte que vislumbra, no alberga dudas sobre el camino a seguir: «Hay que tener la capacidad de darle vuelta a la presión y convertirla en oxígeno para volver a respirar y sacar la cabeza».

Síguenos en:

Fotos

Vídeos