«Hay que tomar cada partido como una final»

Cotugno presiona a Ramón Folch en presencia de Mariga. /  ELOY ALONSO
Cotugno presiona a Ramón Folch en presencia de Mariga. / ELOY ALONSO

Cotugno asume el error de «esperar a que nos pase algo para reaccionar», pero indica que «el equipo no se siente presionado»

IVÁN ÁLVAREZ OVIEDO.

Un concepto estrechamente ligado a la cultura de esfuerzo imperante en el fútbol uruguayo se repite con elevada frecuencia en el discurso de Guillermo Cotugno. En todas sus respuestas, el lateral charrúa cuela el verbo trabajar, como una especie de mantra para remediar todos los aspectos negativos que rodean a la plantilla del Real Oviedo, que atraviesa «una semana complicada», al igual que todas las que siguen a una derrota, como expresó ayer el lateral forjado en la cantera de Danubio, que aboga por «mantener la mente positiva», fruto de su convicción de que «van a salir las cosas».

El zaguero de Montevideo recordó que el duelo del pasado sábado en Valladolid lo condicionó el tempranero gol blanquivioleta y reconoció el defecto que había expresado nada más acabar el choque Juan Antonio Anquela, que alertó de la necesidad de corregir esa tendencia que indica que la mejoría en el juego oviedista la desencadena el primer gol adversario. «Le pasa a muchos equipos. Puede ser un error nuestro esperar a que nos pase algo para reaccionar, pero eso también se trabaja», expuso Cotugno, que indicó que «hay que estar fuerte de cara a esas cosas», pero subrayó que «el equipo no se siente presionado» por las dificultades que está mostrando a la hora de echarle el candado a su meta a lo largo de los noventa minutos.

«Es en lo que tenemos que trabajar para ser un equipo fuerte. No queda otra que seguir trabajando y no tomarlo como una presión, sino como una motivación para mejorar, que es lo que estamos buscando», que no ocultó su sorpresa ante los vaivenes de la Segunda División española en el año de su estreno en la competición. «Estando dentro te das cuenta de que la categoría no permite tomar un partido como fácil. Hay que tomar cada partido como una final», expuso el lateral, que echó un capote a Juan Carlos, principal blanco de las críticas de la afición en las últimas jornadas: «El puesto del arquero es el que está más en el foco. Veo mal esas cosas porque muchas veces son goles en los que no puede hacer nada. Que se le critique tanto a él es injusto, pero el equipo está fuerte y él está fuerte».

«La gente ha pitado alguna vez, pero el apoyo en cada campo es increíble. El otro día fue una pena no lograr ese triunfo, pero hay que seguir trabajando, que queda mucha Liga para poder lograr algo importante», profundizó el exlateral del Rubin Kazan. El uruguayo, que cree que los azules deben seguir la línea de trabajo que les llevó a encadenar dos triunfos, confesó que se siente cómodo frente a la flexibilidad táctica exigida por Anquela en las últimas jornadas y se mostró dispuesto a jugar «donde el equipo precise».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos