Tres décadas de sentimiento azul

Un joven aficionado durante el acto que tuvo lugar en un céntrico hotel ovetense. / ÁLEX PIÑA
Un joven aficionado durante el acto que tuvo lugar en un céntrico hotel ovetense. / ÁLEX PIÑA

La Peña Bochum celebró su trigésimo aniversario con una charla con miembros de la plantilla del último ascenso a Primera División, a los que homenajeó

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El hermanamiento de Oviedo con la ciudad alemana de Bochum dio lugar a la apertura de una cervecería con el nombre de la localidad germana. Ahí nació hace treinta años una de las peñas más veteranas del Real Oviedo: la Peña Azul Bochum.

Cerrada la cervecería de la calle de Colón y tras pasar por varias sedes, sus miembros se reúnen ahora en la vinatería Campomar, en la calle de Valentín Masip, aunque lo de menos es el punto de encuentro ya que la unión de los peñistas desde hace tres décadas les ha convertido en una familia.

Luis Chaney, uno de los fundadores de la peña y miembro de la directiva que preside Cristina Calvo, explicó ayer una muy grata coincidencia. «La peña se fundó en el año 1987 y esa temporada acabó con el equipo en Primera División», apuntó. Por ese motivo se organizó un coloquio en el que participaron algunos de los componentes de la plantilla del último ascenso a Primera, como Viti, Zubeldia, Tomás, Carlos, José y Chus Hevia. En la charla se recordaron anécdotas de aquella temporada y la peña aprovechó para rendirles un homenaje a los futbolistas azules.

También se aprovechó para tener un reconocimiento con los componentes del equipo de la peña que participa en el torneo de la Aparo, el Memorial La Pixarra, del que se proclamaron campeones en el año 2011. La celebración finalizó con una cena para los cerca de medio centenar de componentes de la peña y sus acompañantes. También hubo representación de otras peñas como Herrero, Rebeldes, Berrón o Las Regueras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos