La 'Viking clap', el baile de celebración del Real Oviedo

Los futbolistas del Oviedo realizan la ceremonia vikinga en el centro del campo, junto a Arturo Elías.
Los futbolistas del Oviedo realizan la ceremonia vikinga en el centro del campo, junto a Arturo Elías. / PABLO LORENZANA

La celebración islandesa es ya un ritual en el Tartiere bajo la batuta de Diegui

R. J. GARCÍA OVIEDO.

La selección islandesa está siendo un soplo de aire fresco en el fútbol mundial y con ellos ha llegado una celebración que está arraigando en el Real Oviedo esta temporada: la 'Viking clap'. Los jugadores de la selección islandesa suelen disfrutar de los triunfos del combinado nacional con este rito que consiste en aplausos acompasados, con los brazos arriba, y gritos que se van acelerando poco a poco hasta romper en una ovación final.

El conjunto ovetense lo tiene fácil para incorporar esta costumbre, ya que en sus filas está el hispano-islandés Diegui Johannesson, que ya ha tenido la oportunidad de participar en tres encuentros con la selección islandesa y tiene posibilidades de ir al Mundial, puesto que está siendo seguido por el técnico del conjunto islandés.

El pasado domingo, tras la victoria ante el Sporting, el conjunto oviedista la volvió a repetir y además lo hizo en dos ocasiones. Lo realizó con una inovación respecto a las últimas ocasiones, puesto que hasta ahora se había hecho en el fondo Norte, donde se ubica el grupo Symmachiarii, pero el domingo los jugadores ocuparon el círculo central. La explicación la para este cambio la dio el propio Diegui Johannesson tras el encuentro. Argumentó el carrilero diestro que se había cambiado la ubicación del equipo para hacer partícipe a todo el estadio de la celebración al final del encuentro.

Más Real Oviedo

La celebración la realizan otros equipos del fútbol español, como el Mirandés, pero en el caso del conjunto ovetense tiene su origen en el encuentro ante el Córdoba, cuando Diegui Johannesson hizo su primer gol como profesional de la primera plantilla.

El jugador hispano-islandés está adquiriendo esta temporada más peso en el vestuario oviedista y es uno de los que animan el vestuario, por lo que dirige las celebraciones del equipo en las últimas jornadas en las que los de Anquela están repitiendo buenos resultados.

El domingo, además, el equipo la repitió por dos ocasiones, ya que tras volver al vestuario, los jugadores regresaron al terreno de juego para una nueva 'viking clap' a la que se sumó Arturo Elías, que fue uno más y disfrutó de una victoria que los seguidores azules estaban esperando desde hace muchos años.

El encuentro de ayer fue una auténtica fiesta para los aficionados azules, que se dieron cita en el Carlos Tartiere, para un encuentro en el que se agotaron las entradas y concitó, según los datos oficiales, a 26.638 espectadores.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos