Real Oviedo

Real Oviedo | A vueltas con la mediapunta

La ausencia de Fabbrini deja a Anquela un abanico de posibilidades para este puesto

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo ha tenido un inicio de Liga muy castigado por las lesiones. Además, a causa de la tardía incorporación de alguno de los fichajes, el técnico Juan Antonio Anquela no ha podido contar todavía con todos sus efectivos. Sin embargo, el entrenador azul no quiso poner como excusa en ningún momento estos asuntos y únicamente ha lamentado públicamente, en varias ocasiones, la ausencia del italiano Diego Fabbrini, a quien perdió en pretemporada y con el que no podrá contar hasta dentro de unos seis meses debido a su grave lesión de rodilla.

El motivo de que el técnico destacara en varias ocasiones la ausencia de Fabbrini responde, según él mismo indicó, a que se trata de una posición en la que no tiene un recambio de similares características a las del italiano. Lo que se le vio ante la Cultural Leonesa en pretemporada indica que se trata de un jugador propicio para dar el último pase y con verticalidad. No obstante, el técnico dejó claro que lo que tiene que hacer es buscar soluciones con los jugadores de los que dispone la plantilla para la mediapunta.

Más noticias

Al entrenador jienense le gusta que su equipo juegue con un delantero claro y otro, un mediapunta, que se mueva entre líneas y sea el enlace entre el centro del campo y el ataque. El ejemplo más reciente se encuentra en el Huesca de la pasada temporada, una labor que realizaba Samu Sáiz, un jugador al que Anquela sacó las virtudes que se le suponían de su paso por los filiales del Real Madrid y Atlético, entre otros, y que esta temporada acabó recalando en la Premier, tras un traspaso del club oscense.

Hasta el momento, en los cuatro encuentros disputados de liga, Anquela ha buscado tres soluciones diferentes para suplir esa ausencia. Una de ellas es la de jugar con los dos únicos delanteros que tiene en la plantilla, Toché, como referencia, y Linares por detrás de él.

La opción de Linares la utilizó el técnico de inicio en los dos partidos de casa, ante el Rayo Vallecano y el Reus, pero también el pasado sábado en El Molinón en la segunda mitad, cuando el equipo debía remontar el 0-1 del primer tiempo.

La presencia del delantero de Fuentes de Ebro ofrece al equipo azul remate y búsqueda de la portería contraria, pero también le da un importante trabajo defensivo a la hora de tapar la salida del equipo rival desde atrás.

En el primer partido como visitante, ante el Almería, el entrenador optó por situar a Ramón Folch en la posición de mediapunta, pero para eso podía contar con Rocha y Hidi como pareja de pivotes, algo que ahora no puede hacer por la lesión del húngaro. Hidi se rompió un dedo en el encuentro ante el Reus y estará unas ocho semanas fuera del equipo.

En esa ocasión el Oviedo optaba por Hidi como encargado de salir jugando el balón y tratar de buscar el buen desplazamiento que tiene con la zurda. El papel de Folch consistía en encabezar la presión alta sobre la salida de los almerienses y buscar las transiciones rápidas cuando se robaba, sin mucha conducción y buscando bien a Toché o a las incorporaciones que se producían desde la banda.

Ante las ausencias, en el encuentro de El Molinón, la solución fue otra: situar a Saúl Berjón en la media punta, mientras que el costado izquierdo fue para Mossa, una posición menos habitual para el lateral valenciano. En la segunda mitad ante el Sporting, con la salida de Linares al terreno de juego, Saúl Berjón volvió a la izquierda, una posición en la que se siente más cómodo y desde la que lleva tres goles esta temporada.

Otra de las alternativas que el técnico manejó en la pretemporada para esa posición de enlace con la delantera fue Aarón Ñíguez, pero la lesión del ilicitano en el calentamiento del segundo partido privó al técnico de ese recurso para los partidos posteriores.

En los partidos de pretemporada también el técnico ensayó con los canterano Asier y Edu Cortina en la mediapunta. En el caso del segundo, ahora también lesionado, el propio Anquela reconoció que fue una alternativa que barajó para el primer encuentro en casa, pero finalmente se decantó por Linares.

La recuperación de Aarón Ñíguez, que jugó algo más de media hora en el derbi, vuelve a dar al entrenador esa alternativa, máxime cuando Yeboah pude ocupar la banda derecha, tal como hizo en Copa del Rey y en Gijón. Además, esta semana podría ganar otro efectivo para ese puesto con la recuperación de Viti, ya que se espera que se reincorpore al trabajo con el grupo hoy cuando el equipo vuelva a los entrenamientos. También está por ver la evolución de Yeboah y Owusu, que podrían encajar en el puesto.

Mientras no se produzca la vuelta de Fabbrini, que se recupera de la intervención de rodilla a la que fue sometido, la mediapunta parece que será una de las posiciones que más rompederos de cabeza le va a dar al entrenador. Se trata de una posición clave para él y el próximo domingo ante el Cádiz está por ver la solución que busca, ante un rival que suele jugar replegado y buscar la velocidad que tiene en las bandas con Salvi y Álvaro.

En cualquier caso, el técnico ya avanzó que no se va a obcecar y no sería descartable que en algún partido pruebe otras variantes.

Síguenos en:

Fotos

Vídeos