Real Oviedo

Real Oviedo | El precio de un cambio de estilo

Oswaldo Alanís, primero por la izquierda, que se incorporó ayer a los entrenamientos tras su convocatoria con la selección, junto a Aarón Ñíguez y Forlín ./SEMEYAPRESS
Oswaldo Alanís, primero por la izquierda, que se incorporó ayer a los entrenamientos tras su convocatoria con la selección, junto a Aarón Ñíguez y Forlín . / SEMEYAPRESS

El Real Oviedo ha acusado problemas defensivos tras implantar un juego más ofensivo | Anquela busca un equipo con mejor trato de balón, pero eso se está traduciendo en problemas en la zaga en los últimos encuentros disputados

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El Real Oviedo de la presente temporada tiene un estilo diferente al de la pasada. El cambio en la forma de jugar de los azules esta temporada camina hacia un equipo con más posesión del balón y un juego más ofensivo, que fue aplaudido durante la fase de composición de la plantilla, con jugadores a los que se les supone más calidad técnica. Un estilo bien acogido cuando el equipo comenzó a jugar de otra manera y ser más protagonista en la pretemporada y en las tres primeras jornadas de Liga, pese al empate en la primera jornada ante un recién ascendido como el Extremadura o el logrado in extremis frente al Cádiz.

Sin embargo, la abultada goleada recibida en casa frente al Zaragoza y la eliminación en la Copa del Rey frente al Mallorca han cuestionado el rendimiento del equipo y sembrado algunas dudas que ahora tratará de despejar Anquela y los jugadores en las próximas jornadas. La llegada del técnico jienense la pasada temporada hacía intuir un equipo con carácter y que iba a vender caras sus derrotas en cada partido. Los inicios de la campaña no fueron especialmente buenos, con más goles recibidos de los esperados, lo que hizo que el técnico, manteniendo el estilo, diera un giro al sistema en la jornada 13, precisamente ante el Lugo, rival de los azules mañana.

El equipo comenzó a jugar con tres centrales y desde entonces los resultados comenzaron a mejorar, hasta meterse en la zona alta de la tabla. Al final, el equipo se quedó a un punto del 'play off' por un mal final de campeonato.

Más Real Oviedo

En la presente temporada, manteniendo el bloque, con la continuidad de diez de los titulares habituales, el técnico buscó mejorar una carencia que había quedado patente la campaña anterior, la falta de fútbol en el centro del campo. La llegada de jugadores como Tejera, Boateng y Javi Muñoz confirmaba la apuesta por un nuevo estilo, el que el técnico siempre dijo que le gustaba, el de jugar bien.

Sin embargo, ese paso al frente ha propiciado que el equipo se descubriera en defensa, como demuestran los ocho goles recibidos en las cuatro primeras jornadas. Eso convierte al conjunto azul en el segundo más goleado, por detrás del Córdoba, que ha encajado diez, y con los mismos del Nástic.

El reto que ahora tiene Anquela es cortar esa sangría, que en parte corresponde a errores puntuales, pero también a los colectivos. El primer paso parece que será la vuelta al centro del campo de Folch, ausente por lesión en las primeras jornadas, para tratar de dar equilibrio en esa parcela y servir de ancla del nuevo centro del campo, que tiene una clara vocación ofensiva.

En principio, el técnico no se plantea un cambio de dibujo para volver a los tres centrales que tan buen resultado le dieron el pasado curso. Lo que sí se verá el domingo en Lugo es un cambio obligado en la zaga, ya que la lesión de Carlos Hernández, que será baja unas ocho semanas, dará entrada a Forlín como pareja de Christian Fernández en el centro de la zaga. Un buen resultado en Lugo debería ser suficiente para afianzar el nuevo estilo del equipo.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos