Real Oviedo

Anquela: «Vivo por y para el Real Oviedo y quiero ese respeto»

Anquela: «Vivo por y para el Real Oviedo y quiero ese respeto»

«Todo el mundo hace alineaciones, pero un equipo de fútbol son más cosas», expone el jienense, que señala que su «único problema es el domingo a las cuatro»

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

Sosegado, Juan Antonio Anquela inició este mediodía su rueda de prensa previa al choque el Elche confirmando la recuperación de Sergio Tejera y advirtiendo de los peligros de un rival «con mucho criterio con y sin balón», pero la terminó con las pulsaciones más altas, fruto de una vehemente argumentación sobre la volatilidad y el permanente escrutinio al que vive sometido el entrenador en el fútbol español. «Vengo a trabajar todos los días desde el primer minuto hasta el último dejándome la vida. Vivo por el Real Oviedo y quiero ese respeto», proclamó el entrenador del conjunto carbayón, tras expresar que está «orgulloso» de los jugadores que tiene a sus órdenes.

«Vivo mi vida, sé cuáles son mis problemas y están aquí. El único que tengo es el domingo a las cuatro. Lo demás, todo se arregla, pero ese día quiero ver a mi equipo competir y estar a la altura», proclamó el técnico jienense, que ejemplificó con las críticas a las alineaciones el continuo juicio y la escasa valoración al papel que desempeñan los técnicos. «Al entrenador no se le respeta en España, es un mindundi y eso no puede ser», aseveró el andaluz a colación de las opiniones acerca de los integrantes de la zaga azul. «Hace tres días Carlos Hernández era el mejor de la categoría y ahora ya no vale. A mí sí me vale. No sé si es que yo lo veo de otra manera o cómo funciona. Hay algunos que se tienen que ganar el puesto a base de pico y palo y a otros con muy poco se les pone por las nubes. En el fútbol hay que ser respetuoso con todo el mundo», profundizó antes de expresar que trata de que sus zagueros no tengan que jugar a pierna cambiada.

Más noticias

«Estoy muy contento porque se sientan todos partícipes. Un día tocará a uno y otro a otro. Todo el mundo hace alineaciones, pero un equipo de fútbol son más cosas. Igual dos buenos no te caben si quieres jugar de una manera», explicó el veterano técnico, que confesó que a veces «tiene que contar hasta diez» para mitigar su enfado. «Jugar en el Tartiere no es fácil y menos mal que los tenemos de cara», aseguró el jienense, que recordó esa importancia de contar con el respaldo de la afición para que los jugadores no pierdan la confianza. «He visto versiones buenas, en Lugo estuvimos bien, pero defensivamente todavía concedimos más opciones de las que me gustaría que concediera mi equipo. Hay que seguir mejorando y creciendo, a ver si somos capaces de conseguir los puntos que necesitamos», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos