El club espera una respuesta del delantero Ibrahima Baldé

Ibrahima Baldé, en su presentación con Osasuna. / EFE
Ibrahima Baldé, en su presentación con Osasuna. / EFE

La entidad azul negocia con el senegalés su posible incorporación para la próxima temporada, pendiente de su salida del Cluj

R. J. GARCÍA OVIEDO.

El delantero senegalés Ibrahima Baldé, es una de las alternativas que el Real Oviedo maneja para reforzar la delantera. El atacante de 29 años, que la pasada temporada jugó en el Cluj, de la Primera División rumana, cuenta con una oferta del club azul que se debe resolver en los próximos días.

El futbolista fue ofrecido al conjunto ovetense la pasada semana y encaja en uno de los perfiles que se está buscando para reforzar la delantera, para lo que el club busca dos efectivos.

El delantero se inició futbolísticamente en Argentina, en Vélez y Argentinos Juniors, de donde se incorporó al Atlético de Madrid. En el filial colchonero tuvo como técnico al exjugador y exentrenador azul Antonio Rivas, quien señaló, con precisión, ayer a EL COMERCIO que tiene muy buenos recuerdos del delantero «no completó la temporada, porque se incorporó al primer equipo y tuvo la oportunidad de debutar».

Respecto a las características del senegalés, el extécnico dijo que «era muy joven, es que por encima de todo era muy trabajador. Recuerdo un partido contra el Guadalajara que se pasó los 90 minutos corriendo y trabajando, fue algo sorprendente».

Aunque han pasado ocho temporadas desde que le tuviera a sus órdenes, Rivas define a Ibrahima Baldé como «un delantero de movilidad pese a la altura, con un buen físico, que es constante cayendo a los espacios» y aclara que «no es un delantero referencia estático pese a su altura, puede jugar de segunda punta».

En lo que tiene pocas dudas Rivas es en que «es un chico a nivel humano de diez, con un comportamiento ejemplar y muy comprometido con el grupo». No obstante, reconoce que «después de tantos años, no sé cómo estará, pero en Rusia sé que hizo cosas interesantes». En definitiva, destaca su buena disposición al esfuerzo «gracias a ese trabajo se ganó debutar en el primer equipo y convertirse en un profesional con una trayectoria interesante».

Tras su paso por el Atlético de Madrid jugó cedido en el Numancia en Segunda División y posteriormente al Osasuna, en Primera. En Pamplona coincidió con el exoviedista Xavi Annunziata. El extremo canario comentó ayer a EL COMERCIO que «el recuerdo que tengo es que era un jugador con calidad, veloz, rápido y tenía gol, la temporada de Pamplona hizo siete». Por ello, Annuziata considera que «si está nivel de Osasuna o parecido para el Real Oviedo sería un gran fichaje, porque es un jugador diferente». Además, coincide con Rivas al asegurar que «es muy buena persona, muy alegre y sociable, solo puedo decir cosas buenas sobre él».

Annunziata reconoce también que «no sé a que nivel está ahora, pero las referencias que tengo son muy buenas en todos los aspectos», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos