«Estoy cerca de cumplir sueños que llevo mucho tiempo esperando»

Richard Boateng, en El Requexón./HUGO ÁLVAREZ
Richard Boateng, en El Requexón. / HUGO ÁLVAREZ

«La temporada pasada fue increíble, tampoco la esperaba así. Voy a seguir trabajando y llegará el momento de marcar»

Iván Álvarez
IVÁN ÁLVAREZ

A Richard Boateng (Accra, 1992) se le acentúa su habitual sonrisa cuando evoca en la conversación con EL COMERCIO a ese niño que recibía las reprimendas de su madre por la infinidad de horas que pasaba dando patadas a un balón en las calles de la capital ghanesa. Amable en el trato, se sienta en la silla sobre el césped unos metros más escorado de su habitual radio de acción en el terreno de juego e irradia felicidad. La que le otorga su rol protagonista en el Real Oviedo durante este arranque de temporada.

-Elegido por la afición como mejor jugador del equipo en el primer mes de competición. Pinta a inicio idóneo en el club.

-Sí, la verdad es que estoy cerca de cumplir sueños que llevo mucho tiempo esperando. Con este comienzo aquí en el Real Oviedo estoy a punto de lograr eso que siempre he querido.

-En un club que ha dado numerosas muestras de solidaridad, ha demostrado estar en la misma línea con su apoyo a la ONG 'Asturies por África'.

-En el mundo del fútbol tenemos que vivir como personas normales. Es lo que siempre intento hacer. Fuera del deporte también tenemos una vida igual que los demás y ayudar a los menos privilegiados es una cosa que me atrae mucho.

-¿Qué recuerda de esos inicios con el balón en Ghana?

-En mi familia somos cuatro hijos, una niña y tres niños. Todos somos futboleros. Tengo un hermano mayor que ha jugado bastante con la Selección de Ghana (Derek, con pasado en Getafe y Eibar) y en Europa también. El fútbol ha sido parte de nuestra vida desde chiquititos. Desde por la mañana salíamos a jugar en los barrios cercanos. Mi madre siempre nos decía que llevábamos mucho tiempo fuera sin ayudarla solo por divertirnos con el balón.

-¿En qué futbolista se fijaba cuando era un niño?

-Mi hermano es mi referente desde chiquitito porque jugábamos en la misma posición. Aunque es más defensivo que yo, por su estilo de juego y su forma de ser era un ejemplo a seguir. Eso me ayudó mucho porque me fijo en él tanto en el fútbol como en su forma de afrontar la vida.

-En sus inicios en Granada le tocó curtiste en categorías regionales. ¿Le ayudó en su camino hacia el fútbol profesional?

-Sí, porque llegué a una edad temprana y lo que viví en el segundo equipo del Granada me ayudó mucho a adaptarme al sistema y a la forma de jugar en Europa. Ahí comenzó todo. Esta es la oportunidad que llevo casi ocho años esperando.

-Anquela le ha transmitido confianza en los entrenamientos desde el inicio de la pretemporada. ¿Es el míster como lo esperaba?

-No me ha sorprendido nada del míster. En el campo necesitamos a alguien que nos ayude y que esté encima de nosotros recordándonos cada minuto lo que tenemos que hacer porque durante los partidos, con la tensión del juego, a veces se te escapan cosas y cuando escuchas a los de fuera chillándote quiere decir que algo está fallando o algo debes hacer mejor. Al fin y al cabo, él ve muchas cosas que quienes estamos dentro no vemos tan bien.

-Antes de su fichaje pidió referencias a su amigo Manolo Herrero y dijo que comenzó «despistao». ¿Sabe a qué se refería?

-Pasó algo entre la directiva del Extremadura y yo que no tuvo solución y decidimos ir cada uno por su camino. Llegué a Melilla una semana después de la pretemporada.

-¿Había vivido algo como el apoyo de la afición el Tartiere tras el 0-4?

Eso sí me sorprendió mucho porque son cosas que pasan muy pocas veces en el fútbol. La afición no siempre suele apoyar en los malos momentos y creo que eso es lo que nos ayudó para afrontar el siguiente y conseguir una victoria muy importante.

-Les falta sacarse la espina de la primera en el Tartiere.

-Estamos con muchas ganas de volver a casa, ganar al fin y darle a la afición lo que realmente merece.

-Cuando se descalza las botas, ¿qué le ocupa?

-Fuera del fútbol no tengo más pasiones que estar con mi familia siempre. Intentar vivir con ellos los máximos momentos lo más cerca que puedo. Como viajamos mucho con el equipo, todo el tiempo que me quita trato de recuperarlo con ella.

Más Real Oviedo

-¿Se ha entregado a la corriente de las series de ficción?

-Más fútbol (ríe). Me gusta verlo cuando estoy en casa relajado, aunque sea un partido repetido. Más que las series, me gusta el balón.

-¿Se imagina jugando con el Oviedo en esos estadios que veía de niño?

-Ojalá. Me gustaría jugar en lo más alto con el Real Oviedo.

-¿Y por dónde pasa eso?

-De momento por el siguiente partido. Tenemos que hacer las cosas que nos pide el míster para ganarlo. Es lo que realmente nos importa ahora.

-En Melilla firmó catorce goles.¿Se marca una cifra esta campaña?

-La temporada pasada fue increíble, tampoco la esperaba así. Voy a seguir trabajando y llegará el momento de marcar. Si no lo hago, tampoco pasa nada. Voy a seguir peleando hasta el final.

-¿Ya le han dado alguna referencia sobre el derbi?

-Sí, me han comentado que el derbi asturiano es muy especial. Daremos todo lo que tengamos para conseguir la victoria.

-¿Vivió algun partido similar a lo largo de su trayectoria?

-En mi país jugué el del Liberty Professionals contra Hearts of Oak, que es el derbi de la ciudad de Accra. La mayoría de aficionados esperan siempre la victoria y la he disfrutado alguna vez.

-Del sur se fue enamorado de la caballa. ¿Ha descubierto la gastronomía asturiana?

-(Ríe) Bueno, de momento no he podido, pero estoy a la espera de disfrutar de comida asturiana. No me ha dado mucho tiempo a visitar muchos sitios, pero la temporada es muy larga y también habrá tiempo de conocer más la ciudad y otros sitios de Asturias.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos