El Real Oviedo da un paso adelante

Los jugadores del Real Oviedo celebran el tanto de Saúl Berjón que abría el marcador./Juan Obrero
Los jugadores del Real Oviedo celebran el tanto de Saúl Berjón que abría el marcador. / Juan Obrero

Los azules mandaron siempre en el marcador y aunque el Córdoba se acercó el resultado no peligró para el cuadro de Juan Antonio Anquela

Ramón Julio García
RAMÓN JULIO GARCÍAOviedo

En una noche sofocante al pie de la Mezquita el panameño Yoel Bárcenas emergió para convertirse en un nuevo ídolo para el oviedismo y ser decisivo en la primera victoria de la temporada del Real Oviedo. El canalero marcó dos goles, participó en los otros dos que hizo Saúl Berjón y dejó muestras de que puede ser un jugador determinante. El equipo fue mejor y dominó, pero los errores defensivos le hicieron sufrir más de lo previsto. Alfonso detuvo un penalti en el tiempo añadido cometido por Forlín.

Anquela repitió el once del estreno, tanto en nombres como en disposición en el campo. Parecía que el Córdoba quería empezar empujando, pero el conjunto azul golpeó primero. Saúl Berjón robó en el centro del campo, abrió a la derecha a la subida de Bárcenas, que se fue hacia el centro y cuando se le volvió a cruzar el capitán le puso un balón perfecto, que no desperdició para adelantar a los suyos en el marcador. A pesar de que tocó el portero el disparo, el balón llegó al fondo de la portería.

2 Córdoba

Stefanovic; Fernández, Quintanilla, Jesús Valentín, Aythami, Javi Galán (Quezada, min.78); Aguado, Bambock (Jaime, min. 46), Javi Lara (Piovaccari, min. 64), Alfaro y Jovanovic.

4 Real Oviedo

Alfonso; Diegui Johannesson, Carlos Hernández, Christian Fernández, Mossa; Tejera, Boateng (Forlín, min. 62), Javi Muñoz;Bárcenas, Toché (Joselu, min. 82) y Saúl Berjón (Aarón Ñíguez, min.74).

Goles:
0-1: min.6, Saúl Berjón. 0-2: min.33, Bárcenas. 1-2: min. 52, Alfaro. 1-3: min.56, Saúl Berjón. 2-3: min.73, Piovaccardi. 2-4: min. 80, Barcenas.
Árbitro:
Sagués Oscoz, del Comité vasco. Mostró amarillas a Bambock, Aythami, Quintanilla, por parte de los locales y a los visitantes Saúl Berjón, Carlos Hernández, Bárcenas, Javi Muñoz. Expulsó a Sandoval por protesta en el minuto 45.

El partido se ponía de cara para los de Anquela que no pasaban apuros en defensa y en el centro del campo pronto comenzaron a marcar el ritmo. El equipo estaba cómodo y pronto descubrió la forma en que más daño podía hacer, que era a la contra y buscando los espacios a la espalda de la defensa cordobesa, que se había adelantado.

Los ataques locales eran previsibles y con todo tipo de facilidades para la zaga carbayona que, con mantener el orden, anulaba cualquier intento de que Alfonso pasara por apuros.

En el centro del campo la calidad de Javi Muñoz se imponía y cuando se asociaba con Tejera o Saúl Berjón el peligro se asomaba la portería local. El equipo volvió a demostrar que el balón este año es el mejor aliado.

Sin embargo, ayer el que estaba 'de dulce' era el panameño Bárcenas. Sus apariciones por la derecha eran constantes, tocaba y también trabajaba en la presión, siendo una pesadilla para los defensores locales cuando trataban de salir con el balón.

La noche era un querer y no poder del Córdoba, ante un equipo oviedista que tenía el partido donde lo quería y esperaba la oportunidad que en la primera jornada se le negó para sentenciar y le costó dos tantos.

A la media hora llegó la 'pausa de enfriamiento', se estaba jugando a 33º y tras la misma el Córdoba probó fortuna por primera vez. Lo hizo Bambock, pero con un lanzamiento muy alto desde la frontal. Pero el refresco en la banda le sentó mejor a los azules que poco después hicieron el segundo.

Un rechace tras una acción de Toché en la frontal, la aprovechó Bárcenas, que seguía atento a todas, para dirigirse a Stefanovic y batirle con un sutil toque por encima. Los azules seguían haciendo sangre ante un equipo que acusó el golpe.

Con el partido encarrilado para los visitantes el encuentro entró en una fase de cierta brusquedad, que el árbitro trató de cortar con varias tarjetas amarillas seguidas. Además, al borde del descanso expulsó a Sandoval por protestar.

El conjunto de Anquela llegó al descanso con los deberes hechos, pareció haber aprendido de lo que pasó en la primera jornada de Liga.

El inicio del segundo tiempo el Córdoba tocó arrebato y se volcó sobre la portería visitante. Los carbayones tuvieron unos minutos de duda y Alfonso estuvo providencial para evitar que Jaime Romero acortara distancias con un remate a bocajarro. Por el contrario, no pudo evitar que lo hiciera Alfaro, al cabecear un centro lateral sin oposición de forma inapelable.

ElCórdoba parecía que se iba a meter en el partido y al Oviedo le llegarían los nervios. Sin embargo, en esos momentos que olían a zozobra, el equipo no dudó. La prueba fue primero una jugada de Tejera en el centro del campo que dejó a Javi Muñoz en la frontal para que disparara rozando el poste.

El gol que parecía de la tranquilidad llegó cuatro minutos después. Otra vez Bárcenas estuvo acertado. Recibió un balón en la frontal, lo aguantó y lo mandó a la carrera de Diegui Johannesson, que con el pase de la muerte permitió a Saúl Berjón hacer el segundo entrando desde atrás.

Anquela quiso cerrar el partido dando entrada a Forlín por Boateng, para tener más músculo en el centro del campo, pero un nuevo error defensivo del equipo metió al rival en el partido. Carlos Hernández fue superado por Piovaccardi en carrera y batió a Alfonso.

Tocaba volver a sufrir, pero Bárcenas no lo iba a permitir y aprovechó una contra para presentarse solo ante el portero y batirle con un tiro cruzado. La afonía acabó cuando a los dos minutos de prolongación Alfonso detuvo un penalti lanzado por Aguado y dejó sentenciada la primera victoria de la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos