«Hay que trabajar unidos para ser un equipo sólido»

Ramón Folch, en El Requexón. / SEMEYAPRESS
Ramón Folch, en El Requexón. / SEMEYAPRESS

El centrocampista Folch volvió a la titularidad en Liga y el equipo dejó la portería a cero por primera vez | El mediocentro cree que a lo largo de toda la temporada todos los jugadores van a ser importantes y tener su momento

R. J. GARCÍA OVIEDO.

Los entrenadores en general, y Anquela en particular, son poco dados a destacar individualidades dentro de sus equipos. Sin embargo, el técnico jienense hizo una excepción el pasado domingo en la sala de prensa del Anxo Carro al referirse a uno de los suyos. «De Maldini decían que era la sangre del Milán. Pues Ramón Folch es nuestra sangre y nuestra cabeza», dijo el técnico al ser preguntado por el centrocampista catalán.

No es de extrañar, puesto que la pasada temporada fue el jugador que más minutos disputó y su vuelta al equipo coincidió con el primer partido en el que el equipo no recibió goles. Su trabajo en el centro del campo, dando equilibrio, así como el pase del primer gol a Joselu justifican los elogios del entrenador.

El centrocampista de Reus restó ayer importancia a estas palabras del técnico y repartió méritos con sus compañeros. «Estaré a disposición del míster si cree oportuno que juegue. Todos vamos a ser importantes, cada uno con su rol, y hay que aportar lo que se pueda al equipo», dijo el mediocentro.

En la misma línea, el pivote se refirió al técnico señalando que «Anquela es el líder del equipo». «Todos tenemos que ir a una y lo que nos pida él es lo que tenemos que hacer», agregó.

La victoria del domingo le ha servido al equipo para reforzar la autoestima en un momento complicado. «La semana pasada las sensaciones eran malas, tras perder en casa ante nuestra gente, pero nos hemos repuesto», señaló Folch, que cree que la clave está en que trabajan durante la semana para competir como les pide el entrenador y ante el Lugo se plasmó en el campo.

Una de los aspectos más destacables del triunfo ante el Lugo es que por primera vez en la temporada Alfonso no tuvo que recoger el balón del fondo de la red. «El míster siempre lo ha dicho, para estar arriba al final tendremos que encajar pocos goles y ser un equipo muy sólido», reconoció Folch, que no ocultó que «era importante dejar la portería a cero y así lo hicimos». Para seguir manteniendo esa seguridad defensiva la clave es «trabajar todos unidos y que el equipo sea sólido juegue quien juegue, el objetivo es no encajar goles», aseveró el catalán.

También da un valor importante al comportamiento que el equipo está teniendo a domicilio. «Fuera de casa es importante sumar», señaló el catalán. «El año pasado sumamos muchos puntos en casa, ahora nos está costando un poco más, pero esperamos sumar esos tres puntos en casa este mismo fin de semana», expuso, para añadir que «si sumas fuera de casa y eres fuerte en casa, como lo fuimos el año pasado, saldrán bien las cosas y nos irá bien».

En Lugo Joselu se estrenó como goleador y es otra cuestión que Folch considera positiva. «Que los hombres de arriba marquen y sumen goles ayuda. Toché ya marcó, ahora Joselu, ya solo falta Ibra», apuntó.

En su segunda temporada en el club carbayón ya sabe que el equipo va estar acompañado en los desplazamientos por muchos aficionados, como sucedió en Lugo, donde había unos 1.300 oviedistas. «Saltas al calentamiento y te planteas si juegas en casa, con tanta gente apoyando al equipo y que se desplaza. Ya lo vivimos el año pasado en Lugo también pero no deja de sorprendernos», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos