«Tengo ganas de jugar, pero cuando el equipo va bien poco se tiene que tocar»

Joselu controla un balón en El Requexón. /  ELOY ALONSO
Joselu controla un balón en El Requexón. / ELOY ALONSO

Joselu asume que le toca «seguir entrenando duro» para «entrar a por todas» cuando Anquela le dé «la oportunidad»

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Joselu aguarda con el colmillo afilado. El ariete onubense, que ayer pasó la revisión dental tras el entrenamiento en la Clínica Rehberger-López Fanjul, asume que le toca ser paciente para disfrutar de su primera titularidad ante el buen funcionamiento colectivo que ha mostrado el conjunto carbayón en las dos primeras jornadas.

«Ahora el equipo está en una buena dinámica, estamos jugando sensacional y es difícil entrar», explicó el delantero onubense, que solo ha podido acumular veinticuatro minutos, repartidos entre el cuarto de hora para derribar la resistencia del Extremadura en el estreno liguero en el Carlos Tartiere y la recta final del choque del pasado sábado en Córdoba. El elegido por el club en el mercado para liderar la delantera azul esta temporada afronta esta situación con una mezcla de naturalidad y ambición por poder aumentar su protagonismo sobre el césped.

«Tengo unas ganas locas, pero cuando el equipo va bien poco se tiene que tocar. Espero que sigamos así durante todo el año. Tengo ganas de participar y aportar lo máximo que pueda», confesó el batallador delantero andaluz, que indicó que ahora le toca «seguir entrenando duro para que cuando el míster me dé la oportunidad el míster entrar a por todas». «Está jugando Toché, lo está haciendo muy bien. Ahora a intentar dar lo máximo posible al equipo, intentar apretar cada uno», apostilló.

«Sorprendido para bien» de lo que se ha encontrado en sus primeras semanas en la disciplina oviedista, al ariete formado en la cantera del Villarreal le gusta la cercanía que le transmite «tanto el equipo como la gente que rodea este club». «Estoy muy agradecido por el apoyo y el cariño que me están mostrando, esperemos que sea así durante todo el año», agregó el punta nacido en Cartaya.

«Somos pocos, pero a la vez muchos porque somos un gran grupo. Intentamos aportar lo máximo para el bien del equipo. El míster es un tío muy campechano, un hombre de club y eso se nota en el ambiente», profundizó el onubense, satisfecho con la pegada mostrada por el conjunto carbayón en la segunda jornada. «En Córdoba pudimos realizar cuatro goles, que en Segunda División creo que se va a haber muy poco este año, y más fuera de casa. Eso da confianza, a ver si este año entre los tres o toda la parte de arriba hacer buenos números», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos