El goleador diseñado por un portero

Joselu, este verano con el Granada. / IDEAL DE GRANADA
Joselu, este verano con el Granada. / IDEAL DE GRANADA

La carrera de Joselu, que se someterá hoy al examen médico previo a su firma por el Oviedo, fue impulsada por el internacional Molina

I. ÁLVAREZ OVIEDO.

Pólvora para el Real Oviedo diseñada en el 'Submarino Amarillo'. La octava incorporación del conjunto carbayón en el presente mercado de traspasos, que hoy se convertirá de forma oficial en nuevo jugador del conjunto azul tras someterse al reconocimiento médico, sacia un viejo anhelo de Juan Antonio Anquela y la grada del Carlos Tartiere, deseosa de contar con un goleador con experiencia acreditada en la Segunda División española.

Joselu, máximo artillero de la categoría en la temporada 2016-2017 gracias a sus 23 dianas con la camiseta del Lugo, llegó ayer a la capital del Principado tras poner fin a su etapa en el Granada. El onubense regresa al norte con la esperanza de retomar un idilio con el gol que comenzó a forjar en la cantera del Villarreal, el club en el que inició una trayectoria profesional que impulsó el habitual enemigo para un cazagoles como él, un portero.

Fue un guardameta internacional, el exatlético José Francisco Molina, el que apadrinó su ascenso en un paso clave en la progresión de un futbolista joven, cuando se acerca el ocaso de la etapa juvenil. El actual director deportivo de la Federación Española, fue el encargado de brindarle esa confianza y continuidad que necesita todo atacante bisoño.

Primero abriéndole las puertas del Villarreal C, donde a sus órdenes se proclamó máximo goleador de la Tercera valenciana, y después propiciando su asentamiento en la categoría de plata del fútbol español con el excancerbero valenciano en el banquillo. Por el camino, múltiples consejos, como la importancia de acudir al primer palo para exprimir su oportunismo y engrosar sus cifras goleadoras, como confesó en un reportaje en El País, tras vivir su bautismo en la Liga de Campeones en un choque saldado con derrota frente al Manchester City. Las graves lesiones de Giuseppe Rossi y Nilmar propiciaron su estreno con el primer equipo amarillo en la máxima competición continental, cuando lideraba la tabla de goleadores en Segunda tras un fulgurante inicio de campaña.

Entonces ya no había ningún atisbo de duda del acierto de la decisión adoptada cuando el excentrocampista Antonio Díaz, su entrenador en el equipo juvenil del club castellonense, le dio libertad para elegir su posición y pasó al centro del ataque desde el costado. Con la banda como punto de partida había escalado los peldaños de las categorías inferiores del club presidido por Fernando Roig, que ganó la pugna al Barcelona por hacerse con los servicios de aquel preadolescente que ponía en jaque a las defensas con la camiseta del Recreativo.

De familia modesta, su hermano Simón, que comparte nombre con su padre, siguió sus pasos. Se mudó desde su Cartaya natal y ahora milita en el filial del Villarreal, con la esperanza de emular al nuevo jugador oviedista, que tras un peregrinaje futbolístico por Córdoba, Huelva y Mallorca afinó su olfato en Lugo. De más a menos en su rendimiento el pasado curso en Los Cármenes, Joselu llega en una buena condición física, ya que aunque no disputó los últimos encuentros amistosos se ejercitaba con normalidad junto al resto de sus ya excompañeros en Granada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos