El Comercio
Real Oviedo

El Real Oviedo gana con facilidad en Miramar

fotogalería

Los oviedistas celebran un gol. / Fotos: Hugo Álvarez

  • Los carbayones fueron muy superiores ante un Marino que protestó el penalti que dio lugar al 0-2

  • Linares en doble ocasión y Susaeta pusieron los goles de los visitantes

Miramar siempre ha sido un campo que tradicionalmente se la ha dado bien al Oviedo. Sin embargo, nunca ganaron los carbayones con tanta facilidad en Luanco como lo hicieron en el partido del presente campeonato. El Marino sólo apretó en el tramo inicial del partido y el Oviedo supo aprovechar sus opciones para acabar ganando con absoluta tranquilidad.

Sergio Egea realizó 3 cambios con respecto al equipo que había goleado al Celta B. Nacho López y Dani Bautista ocuparon los laterales tras recuperarse de sus lesiones mientras que Generelo sustituyó a Ogmbá en el centro del campo por decisión técnica. En el Marino, Marco Díaz debutaba en el banquillo de Miramar tras la dimisión de José Luis Quirós y quedó claro que aún tiene mucho que trabajar para que los luanquinos aspiren a conservar la categoría.

Los locales habían entrado bien al partido y dándole guerra al Oviedo. El extremo Fran Pastor fue la referencia cara a la portería de Esteban. A los 7 minutos se internó con velocidad dentro del área pero su disparo se marchó desviado por poco. 6 minutos después lo volvió a intentar con un lanzamiento desde lejos pero que tampoco encontró portería.

Fueron los argumentos del Marino que comenzó a desaparecer del campo en cuanto Linares marcó el 0-1. Corría el minuto 19 cuando Héctor Font cabalgó por la banda derecha, su centro se quedó muerto entre Ponzo y sus defensas y Linares sólo tuvo que empujarla al fondo de la red.

El gol visitante había hecho mucho daño al Marino y parecía que el segundo era cuestión de minutos. Y éste llegó tras una jugada polémica. Héctor Font se fue al suelo dentro del área y Muñiz Ruiz señaló el punto de penalti aunque la acción dejó muchas dudas y grandes protestas de la parroquia local. Susaeta engañó con su lanzamiento a Ponzo y colocó el segundo a los 29 minutos.

Si el primer gol había dejado descolocado a los jugadores de Marco Díaz, el segundo estuvo a punto de acabar con los luanquinos en los minutos puntuales. Señé y Erice tuvieron una doble ocasión en los minutos siguientes para haber sentenciado el partido antes del descanso.

La segunda mitad pareció un pacto de no agresión. El Marino no podía hacer más y el Oviedo sólo se dedicaba a marear y conservar el balón. Los hombres de Egea parecía que no le querían a hacer más daño a un Marino que aguantaba la línea de presión dentro de su propio campo.

Y así pasaron los minutos de la segunda mitad ante los bostezos del público en una mañana de clima veraniego. El segundo acto terminó con dos nuevas ocasiones para los oviedistas. Linares acertó a cabecear a los 79 minutos un córner sacado de forma magistral por Susaeta y colocar el 0-3. Ya con el tiempo cumplido, Rafa Ponzo evitó con una gran estirada el cuarto tanto carbayón al repeler un disparo de Eneko cuando el partido agonizaba.

Victoria clara y justa para un Oviedo que perderá a Jon Erice por acumulación de amonestaciones para recibir el domingo a las 17 horas al Lealtad de Villaviciosa en el Carlos Tartiere. El Marino, por su lado, visitará el domingo a las 12 la Escuela de Fútbol de Mareo para medirse al Sporting B y con la necesidad imperiosa de ganar un partido para intentar reconducir el rumbo a la deriva que lleva el equipo que preside Luis Gallego.

directo