El reto de poner el candado a la meta azul

El reto de poner el candado a la meta azul
Ibrahima trata de controlar un balón ante los dos centrales titulares en las primeras jornadas, Christian y Carlos Hernández. / ELOY ALONSO

El Real Oviedo busca ante el Zaragoza, uno de los equipos que más ataca, dejar la portería a cero

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El juego del Real Oviedo esta temporada está siendo vistoso y con una buena producción ofensiva, lo que hace que la mejora del equipo se centre ahora en afianzar el dispositivo defensivo en las próximas jornadas. El sábado los azules tendrán enfrente al equipo que más ha disparado a la portería contraria en lo que va de campeonato, aunque solo ha hecho tres goles.

Lo que ya ha dejado claro el entrenador en un par de ocasiones, así como varios de los jugadores que han hablado estos días, es que la tarea defensiva es una labor colectiva y no solo de la zaga. Los oviedistas no han sido capaces en los tres primeros encuentros de dejar la portería a cero, ya que en la jornada inaugural recibieron un gol frente al Extremadura, en la segunda ante el Córdoba encajaron dos y la última, en el Ramón de Carranza, uno. Sin embargo, lo que preocupa es que ante el conjunto extremeño el gol llegó en la única acción de peligro, en un saque de esquina.

El peor balance defensivo fue en el encuentro ante el Córdoba, ya que además de los dos goles recibidos, el portero Alfonso fue determinante, deteniendo un penalti y realizando un par de intervenciones decisivas.

Anquela ha insistido estos días en El Requexón en el trabajo defensivo, tanto en las acciones a balón parado como en juego. El técnico mantiene la necesidad de que la presión de los hombres de ataque sea constante para ir madurando a los rivales y que no lleguen con claridad a la portería.

Más Real Oviedo

Lo que no alberga duda es que el equipo, con el nuevo sistema 1-4-3-3, tiene en el campo habitualmente a una mayoría de jugadores de clara vocación ofensiva. En las tres alineaciones que el técnico ha repetido, la última línea de tres jugadores está formada por el delantero Toché y los extremos Bárcenas y Saúl Berjón, a los que se puede calificar de atacantes.

Además, el centro del campo está compuesto por otra terna de futbolistas con un perfil creativo: Tejera, Boateng y Javi Muñoz, que se están encontrando con la tarea de trabajar a destajo para tapar a los rivales. En este sentido, Tejera es al que le toca ser 'pivote defensivo', una posición que no es la más habitual para él. En principio, el jugador destinado a esa demarcación era Ramón Folch, pero hasta ahora no ha estado disponible, aunque se espera que sí lo esté para el encuentro del próximo sábado. En cualquier caso, el catalán no tiene asegurado volver al once, ya que el técnico no es partidario de realizar cambios cuando el equipo está funcionando.

El nuevo dibujo del equipo esta temporada, además de jugadores con un perfil ofensivo, incluye una defensa de cuatro, que está formada por jugadores que la pasada temporada estaban en el equipo. Además de los centrales, Carlos Hernández y Christian Fernández, en los laterales están Diegui Johannesson y Mossa, dos jugadores que la pasada temporada actuaron en muchos partidos como carrileros y que tienen querencia a irse al ataque, aunque ahora tienen que ser más selectivos por su mayor responsabilidad defensiva.

En cualquier caso, en el equilibrio está la virtud y el equipo sigue sin conocer la derrota, ya que está manteniendo una buena producción de oportunidades y goles. Lo demuestra su condición de máximo goleador de la categoría, junto al Numancia, con seis tantos logrados.

El sábado ante el Zaragoza, el equipo buscará su segunda victoria de la temporada y para ello uno de los aspectos que quiere mejorar es el defensivo.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos