Joselu: «Tenía claro que quería jugar aquí»

Joselu mira a la grada con uno de los balones oviedistas durante su presentación. / HUGO ÁLVAREZ

El delantero llega atraído por el proyecto y con ganas de volver a dar su mejor versión

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

Que una mañana de agosto se citen 300 oviedistas en el Carlos Tartiere deja claro que el fichaje de Joselu ha despertado ilusión en la afición del Real Oviedo. El jugador demostró en su presentación que sabe al club que llega, lo que se espera de él y también dejó claro que no quiere ponerse expectativas demasiado altas. En este sentido hizo una llamada a la tranquilidad diciendo que «no soy ni un Messi ni un Cristiano, soy un jugador de Segunda más».

El delantero onubense explicó que el gran interés que demostró el club en su fichaje, el proyecto deportivo y sus ganas de volver a ser el goleador que demostró ser en Lugo fueron los motivos que le llevaron a aceptar la oferta azul, por encima de otras. También reconoció la 'presión' que le metieron Carlos Hernández, Saúl Berjón e incluso Christian Fernández para que se sumara al barco azul.

Las primeras palabras de Joselu como oviedista fueron de gratitud por el esfuerzo e interés del club en su fichaje, en especial por parte del secretario técnico. «Tengo que agradecer sobre todo a Ángel Martín porque ha insistido mucho, me quiso desde el primer momento y me mostró mucho cariño», señaló antes de precisar que a ello se sumó «el proyecto deportivo, que era muy ilusionante, además de un gran club y una gran ciudad».

Más Real Oviedo

El delantero dijo que sintió que «me querían de verdad» y eso le hizo decidir que debía jugar en el Real Oviedo. Reconoció que su fichaje «fue un poco culebrón» y que había otros equipos interesados, pero también recalcó que «desde que hablé con Ángel y llegamos un acuerdo, en unas negociaciones difíciles por el tema económico, tenía claro que si no era en Granada quería jugar aquí».

Uno de los retos que se marca es ser el delantero que se proclamó máximo goleador de Segunda en las filas del Lugo hace dos temporadas y volver a ser «un jugador importante», lo que Ángel Martín le transmitía casi a diario que podría lograr en Oviedo. El andaluz no quiso pronunciarse sobre otras ofertas, ni decir si una de ellas había sido del Sporting. «Por respeto a los clubes y aficiones no voy a hablar de los clubes interesados», zanjó.

Otra prueba del interés del club es que el contrato es por cuatro temporadas. «La verdad que los últimos años he cambiado de sitio mucho tiempo, quiero asentarme. El Oviedo me ha presentado un proyecto deportivo muy ilusionante, son cuatro años pero ojalá sean esos como mínimo».

Lo que no quiere el futbolista es poner unas expectativas demasiado altas y aunque le gustaría acercarse a los 23 goles de Lugo, dijo que «con superar lo del año pasado me doy por satisfecho». «Seguro que va a verse la mejor versión de Joselu, vengo con muchas ganas», apostilló.

Desde el anuncio de su fichaje, el futbolista ha recibido muchas muestras de cariño de la afición, en la que ha despertado una enorme ilusión, algo que a Joselu no le hace perder la perspectiva. «Es de agradecer, pero quiero ir con pasos pequeños, se ha generado mucha ilusión y estoy muy agradecido», indicó antes de mandar un mensaje de tranquilidad: «No soy ni un Messi ni un Cristiano, soy un jugador de Segunda más».

También ha sido muy bien recibido en el vestuario, en el que tiene amigos, y bromeó diciendo que «Carlos y Saúl, incluso Christian, me escribían constantemente y me llamaban para convencerme de que viniera». Señales que propician que se sienta muy arropado en un vestuario nuevo para él.

El jugador ha mantenido una pequeña charla el lunes con Anquela y espera en el entrenamiento de hoy hablar con el técnico con más calma. En cualquier caso, adelanta que para el domingo «estaría dispuesto a jugar si el míster quisiera». Señaló que no ha disputado los últimos amistosos «por la situación que había», pero físicamente está bien. «Sí que igual me falta un poco ritmo de competición», explicó, por lo que dependerá de cómo vaya la semana.

En lo deportivo, es consciente de que tendrá que pelear con otros dos compañeros, Toché e Ibrahima. «La competencia va a ser muy bonita, muy sana. La temporada en Segunda es muy larga, son 42 jornadas, habrá rachas buenas y rachas malas. Ojalá los tres delanteros, incluso Steven, podamos sumar lo máximo posible al equipo, va a haber rachas para todos», argumentó. Sobre su posición, prefiere ser delantero, pero se puede adaptar a la banda.

Por último, aseguró que tiene muchas ganas de pisar el Carlos Tartiere. «El campo siempre me ha gustado, es espectacular», indicó antes de recordar su experiencia en él la pasada campaña. «Tuve un encontronazo con Christian, cosas del juego, nada grave», zanjó.

Síguenos en

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos