Una prueba de nivel para los oviedistas

Una prueba de nivel para los oviedistas
Anquela (Real Oviedo). / E. A.

El conjunto azul disputará esta tarde un triangular con el Valladolid y el Alavés en el campo de El Berrón

R. J. G. OVIEDO.

El conjunto ovetense tendrá esta tarde en El Berrón una de las pruebas más serias de la pretemporada, ya que disputará el Torneo Integra Energía, un triangular en el que participarán dos rivales de Primera División, Alavés y Valladolid. La prueba de esta tarde servirá a Anquela para calibrar el estado en el que se encuentra el equipo a estas alturas de pretemporada, ante dos rivales de entidad.

El técnico azul, no obstante, ha dispuesto para esta mañana una nueva sesión de entrenamiento, lo que puede afectar a la frescura del equipo en los enfrentamientos vespertinos. En principio, el técnico puede contar con todos los componentes de la primera plantilla, ya que en los últimos días todos se han entrenado con normalidad, aunque seguirá con su tónica de no correr riesgos con cualquiera de los jugadores que arrastra problemas físicos. El pasado miércoles ante el Lugo, en la primera derrota del equipo en pretemporada, descansaron Toché, Saúl Berjón y Folch, que, en principio, sí podrán estar esta tarde en El Berrón. El que parece que no estará es el centrocampista del filial Edu Cortina, que no se entrenó ayer con el resto del grupo.

Como ha sucedido hasta ahora, el técnico contará con varios jugadores del filial, pero la presencia de éstos está disminuyendo, tanto para los entrenamientos como para los partidos. En cualquier caso, Steven, Viti, Edu Cortina, Borja Sánchez y Javi Hernández, son de los habituales y parece que así se mantendrán a lo largo de toda la temporada. Lo que parece claro es que el técnico repartirá minutos y formará dos equipos bastante diferentes en cada una de las dos mitades que jugará el equipo.

Más Real Oviedo

La plantilla trabajó ayer en doble sesión, en la matinal en El Requexón y la vespertina, a puerta cerrada, en el Carlos Tartiere. Por la mañana, el equipo realizó el habitual trabajo físico y táctico con los jugadores divididos en dos grupos. Mientras el preparador físico, Marcos Marcén, trabajó con unos, Anquela insistió con el resto en la salida de balón y la forma de frenar el inicio de juego del equipo contrario.

La sesión de la tarde en el estadio Carlos Tartiere tuvo como protagonista las acciones de estrategia, motivo por el que el técnico prefirió la tranquilidad de un estadio sin aficionados, ni prensa.

En buena lógica, el equipo volverá a insistir con los mismos dibujos que viene utilizando hasta ahora, siempre con cuatro defensas, y un centro del campo más poblado, con una única referencia en ataque. El nuevo Real Oviedo quiere ser un equipo más protagonista con el balón y por ello el técnico siempre apuesta por una especie de trivote, en el que van rotando Folch, Javi Muñoz, Tejera, Boateng, Edu Cortina y Borja Sánchez.

El torneo de esta tarde lo abrirá el enfrentamiento entre el Valladolid y el Alavés. Luego, los ovetenses jugarán ante el Alavés, para cerrar el torneo con el choque entre asturianos y pucelanos. Al término de cada uno de los partidos se lanzarán tres penaltis para dirimir el vencedor del torneo en caso de empate.

El conjunto azul tendrá descanso mañana y probablemente el lunes, para afrontar la próxima semana los dos últimos encuentros de pretemporada. El miércoles en Olarambe (Vitoria) ante el Huesca y el sábado en la localidad gallega de Foz, frente al Deportivo.

Por otra parte, el conjunto ovetense ya conoce el horario de la tercera jornada de Liga, que le enfrentará al Cádiz en el Ramón de Carranza, el encuentro se disputará el sábado 1 de septiembre a las 19 horas. Será el segundo encuentro consecutivo de los azules a domicilio en tierras andaluzas, ya que el sábado anterior se enfrentará al Córdoba, en esta ocasión a las 22 horas.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos