Este Oviedo pega fuerte en el inicio

Este Oviedo pega fuerte en el inicio
Saúl Berjón, durante un lance del partido del pasado sábado, en el Ramón de Carranza. / ÁLVARO RIVERO

Los de Anquela han firmado el mejor arranque de temporada desde su regreso a Segunda División

RAMÓN JULIO GARCÍAOVIEDO.

El inicio de la cuarta temporada del Real Oviedo en Segunda es la mejor desde su regreso. Los de Anquela han sumado en la tres primeras jornadas un punto más de los que atesoraba en las tres campañas precedentes.

Sin embargo, en lo que ha cambiado de verdad el equipo es en la imagen que ha ofrecido en estos primeros compases del campeoato, en el que las primeras sensaciones son las de un grupo que tiene mucho más claro lo que quiere que en las temporadas anteriores.

En las tres campañas anteriores, el equipo sumó una derrota, un empate y una victoria, mientras que en la presente todavía no conoce la derrota, con dos igualadas y un triunfo. Otra de las diferencias con lo sucedido en el pasado es que el hecho de que equipo repita la misma alineación, una prueba de que a Juan Antonio Anquela le gusta lo que está viendo a los suyos.

El salto en la composición de la plantilla afecta a lo cuantitativo y a lo cualitativo, ya que el equipo de Anquela afronta la temporada conmenos efectivos de los que venía teniendo hasta ahora, 19, además de que los jugadores tienen un perfil diferente al de cursos anteriores.

Más Real Oviedo

Hace un par de temporadas Fernando Hierro apuntó la necesidad de ser un equipo 'camaleónico' lo que parece que por fin se ha logrado esta temporada, en la que el equipo se ha mostrado más versátil, manejando diferentes formas de afrontar los partidos.

La renovación del centro del campo, con la llegada de jugadores como Tejera, Javi Muñoz o Boaeteng, apunta a un equipo más cómodo cuando tiene la posesión y desde ahí tratar de someter a los rivales. Sin embargo, los tres partidos disputados hasta ahora tambien muestran a un equipo que no necesita el balón para crear peligro.

La prueba de ello es que el equipo ha cosechado dos empates y una victoria. Precisamente, el triunfo llegó en el partido en el que menos posesión tuvo. En la primera jornada los azules, ante el Extremadura tuvieron un 61% de posesión y acabaron empatando. Fue un encuentro en el que los azules se adelantaron en el marcador, dispusieron de las mejores y más abundantes ocasiones, pero los de Almendralejo aprovecharon su única oportunidad para hacerse con un punto.

En el Nuevo Arcángel, los azules cedieron el balón al Córdoba y solo sumaron un 36% de posesión. Sin embargo, el equipo fue contundente en el área contraria y, con un Bárcenas estelar, lograron marcar cuatro goles y llevarse los tres puntos. Por el contrario, en defensa pasaron por muchos más apuros y necesitaron de la mejor versión de Alfonso Herrero para acabar llevándose el primer triunfo de la temporada.

El pasado sábado, en el Carranza, el balón no tuvo un dueño claro, ya que los azules tuvieron el 51%, y el resultado final fue el empate, que llegó en el tiempo de prolongación con un disparo de Tejera, que desvió Álex Fernández a gol.

Anquela ha querido un equipo con jugadores de buen trato de balón en el centro del campo, pero no por ello el equipo renuncia al contraataque y al juego en largo en algunas circunstancias. El sábado, el equipo trató de avanzar tocando, pero no por ello renunció a buscar la velocidad de Bárcenas con algunos pases en largo. Además, con la salida de Joselu, también hubo varios balones a la espalda de la defensa con los que el onubense trató de sorprender. Un fuera de juego y dos disparos sin peligro fueron el saldo.

En la temporada anterior Anquela apelaba a que aparecieran y se juntaran los 'buenos', en referencia a jugadores como Saúl Berjón o Aarón Ñíguez. Este año parece que el equipo tiene más jugadores de estas características, entendiendo por ello futbolistas que tienen buen trato de balón, como son los nuevos centrocampistas. Otro cambio que han producido los nuevos fichajes es que se atreven a probar fortuna desde fuera del área y en todos los encuentros ha habido lanzamientos lejanos de Tejera, Boateng y Javi Muñoz.

El técnico tuvo la pasada temporada que cambiar el sistema para adaptarse a los jugadores que tenía. El equipo pasó a jugar con tres centrales y dos carrileros, que coincidió con el mejor rendimiento del plantel. En el curso actual el 4-3-3 se ha impuesto y de momento parece que ha llegado para quedarse, ya que salvo en los minutos finales de Cádiz, el equipo no mudó el dibujo. En el Ramón de Carranza, en busca del empate, el técnico optó por dos delanteros, Ibrahima y Joselu, retirando a un centrocampista, Boateng.

Anquela es especialmente respetuoso con el trabajo semanal y los códigos de vestuario. Una prueba de ello es que Toché ha sido titular en el ataque en las tres primeras jornadas, por delante de los fichajes para el ataque, Ibrahima y Joselu, que si bien han tenido minutos, tienen que acumular más sesiones con el grupo para tener la oportunidad de ser titulares. También el técnico se está mostrando cuidadoso con los jugadores con problemas físicos, caso de Folch y Carlos Martínez. A pesar de que esta semana prácticamente entrenaron con normalidad, no entraron ni en la convocatoria. El técnico es consciente de que la temporada es larga y prefiere mantener la cautela con el estado físico de los jugadores.

En el aspecto negativo del juego del equipo está que los rivales no han necesitado muchas ocasiones para hacer gol. El mejor ejemplo fue lo sucedido ante el Extremadura, cuando los de Sabas empataron en su único disparo. En este aspecto, el balón parado está quitándole más al equipo de lo que le ha dado, cuando la pasada temporada, en muchas fases fue al contrario, ya que muchos goles llegaron a partir de las estrategias.

En cualquier caso, la temporada no ha hecho más que empezar y los equipos y las alineaciones darán muchas vueltas. En el caso de los azules se espera que el buen comienzo se pueda ir consolidando con el paso de las jornadas.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos