La sangre azul de Saúl Berjón

La sangre azul de Saúl Berjón
Saúl Berjón, durante el entrenamiento. / SEMEYAPRESS

«Hace mucha ilusión ser el capitán del equipo de tu ciudad, del que eres desde pequeñito», indica el extremo ovetense

IVÁN ÁLVAREZOVIEDO.

En las coordenadas del mapa ofensivo del Real Oviedo, que este verano ha virado su rumbo hacia latitudes con mayor protagonismo de la posesión de balón, Saúl Berjón continúa ejerciendo como epicentro para desnortar a las defensas rivales. El extremo se mantiene como una de las principales fuentes azules de creatividad a las puertas de una campaña cargada de simbolismo para él, en la que la renovación efectuada en la plantilla ha repercutido en su rol en el vestuario, al pasar a integrar el cuarteto del brazalete.

«Hace mucha ilusión ser el capitán del equipo de tu ciudad, del que eres desde pequeñito. Es un cargo y lo asumo con toda la responsabilidad del mundo», confesó ayer el extremo, poniendo de manifiesto ese sentimiento estrechamente vinculado a sus raíces. Berjón, que completó su proceso formativo en el juvenil oviedista y en esa etapa debutó con el primer equipo, no se quiere atribuir la función de consejero a los jóvenes del filial que están completando la pretemporada a las órdenes de Anquela, pero les instó a «que no pierdan la ilusión, que es la que mueve todo esto».

Más Real Oviedo

El ovetense, que unió por primera vez su camino con el de Juan Antonio Anquela durante el verano de 2011 en Alcorcón y el pasado verano se reencontró con él en El Requexón, iniciará la tercera temporada a las órdenes del veterano técnico. No hay secretos para él en la metodología del entrenador jienense, sustentada en un pilar fundamental. «En el 'abc' de Anquela, la 'a' es la intensidad. Eso va a ser innegociable y el equipo demuestra que con la carga que exige el míster da para ello», explicó el atacante, que se declaró impaciente por comenzar una temporada que los azules encaran con las buenas sensaciones que han obtenido en los ensayos estivales.

«Jugamos contra varios equipos de Primera y les plantamos cara a todos. Eso dice que el equipo lo está haciendo bien. Veo muy buena plantilla», valoró el atacante, que al igual que otros compañeros de vestuario como Nereo Champagne, considera capital para desarrollar ese potencial que reme a favor la faceta grupal. Una buena sintonía en el vestuario que el ovetense cree que están alcanzando este verano, en el que se está gestando «muy buen grupo».

Francotirador

En un campeonato que amenaza con elevar el nivel de exigencia en su parte alta tras los descensos de clubes de enjundia en lo histórico y con un potente músculo financiero, crece la necesidad de afilar el colmillo ofensivo. Cada detalle cuenta y es frecuente desde la primera semana de trabajo este verano en El Requexón que Juan Antonio Anquela ensaye tanto los saques de esquina como las faltas laterales para limar errores y potenciar virtudes tanto en lo defensivo como en lo ofensivo. En las acciones de estrategia, vuelve a tener su nombre subrayado en la pizarra Saúl Berjón, que el pasado curso se convirtió en monarca del pase decisivo en el conjunto carbayón.

El extremo ovetense repartió el pasado curso catorce asistencias, con ocho destinatarios diferentes. Carlos Hernández y Linares fueron los que más rédito supieron sacarle a esa precisión y capacidad para filtrar pases del ahora capitán oviedista, que durante esta pretemporada está volviendo a asumir esa responsabilidad en las jugadas a balón parado y confía en seguir explotando sus envíos al área, donde establecen su radio de acción predilecto tanto Toché como el recién llegado Ibrahima Baldé.

«En el 'abc' de Anquela, la 'a' es la intensidad. Eso es innegociable y el equipo da para ello»

«Son delanteros grandes que lo que quieren es que se las centren para meterla. Seguramente que van a estar ahí. Como el año pasado les tocó a Linares y a Toché, este les toca a Toché y a Ibra. También a Steven, obviamente», expuso antes de desear que «se hinchen a meter goles». Mientras ya tiene bien mecanizados los movimientos de Toché, al que asistió en dos de los seis goles celebrados por el murciano la pasada campaña, comienza a establecer la conexión con el corpulento delantero senegalés, al que calificó como «muy buen jugador» avalado por su trayectoria.

«Ya lo demostró y ahora solo falta que lo demuestre aquí», indicó el extremo, al que no le cogerá a contrapié los matices en sus obligaciones en fase defensiva tras el cambio de dibujo táctico que está perfilando Anquela durante la puesta a punto para la competición liguera. «El año pasado defendiendo con cinco tanto Christian (Fernández) como Carlos (Hernández) caían muy bien a las ayudas de los carrileros y este año no van a poder caer tanto a la banda, pero va a ser similar. Llevo toda la vida jugando con cuatro, así que no va a ser nada diferente», expuso el ovetense, que considera que esa versatilidad para el conjunto carbayón «es lo mejor que nos puede pasar» para adaptarse a los diferentes escenarios que se planteen sobre el césped. Con la esperanza de que los nuevos refuerzos se adapten al grupo y viceversa, confía en poder «disfrutar para que salga un buen año», que supondrá su estreno en la capitanía.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos