«Soy un soldado para Anquela», dice Ibrahima

Cervero y Cerrajería, dos exazules, no se perdieron el partido. / R. J. G.
Cervero y Cerrajería, dos exazules, no se perdieron el partido. / R. J. G.

«Me encontré bien, pero no estoy al cien por cien, así que para eso estamos metiéndole caña», indica el senegalés, uno de los goleadores de la tarde

R. J. GARCÍA VITORIA.

El protagonista del encuentro de ayer entre el Real Oviedo y el Huesca fue el delantero Ibrahima Baldé, quien se estrenó con la camiseta azul y lo hizo marcando un gol de penalti y creando un par de acciones de peligro. El senegalés reconoció al término del partido que todavía no está al cien por cien, pero que va mejorando y se definió como «un soldado para lo que Anquela me pida».

El jugador, que apenas ha entrenado tres días con sus nuevos compañeros, no podía ocultar su satisfacción tanto por el gol como por la victoria. «Estoy contento por el grupo y por el equipo», explicó, para añadir después que es meritorio regresar a Asturias con buen sabor de boca: «Hacer cuatro horas de autobús y venir aquí a ganar es importante, sobre todo de cara a lo que viene».

Algo en lo que siempre insiste el jugador -ya lo hizo en su presentación-, es aunar lo individual y lo colectivo. «Personalmente voy como el grupo, cuando el grupo va bien, 'Ibra' va bien», comentó un sudoroso y visiblemente afectado por el esfuerzo jugador.

Sobre el hecho de haber debutado marcando, el senegalés volvió a anteponer al equipo. «Es importante que siempre un delantero marque, sea Toché, Steven o yo, y que los goles sigan entrando es bueno para el equipo y para los delanteros», explicó.

El atacante tiene claro lo que quiere el entrenador azul, por lo que señala que los futbolistas tienen que dar «siempre trabajo», ya que eso es lo que les pide Anquela. «Estar siempre cerca, estar todos unidos y hoy -por ayer- lo hemos demostrado y nos ha salido bien», añadió. En su caso concreto, sobre el hecho de jugar con otro delantero al lado o no, Ibrahima lo tiene claro. «A mí, lo que me pida el míster. Con uno, dos o tres delanteros, él es quien manda», matizó. «Yo estoy allí como un soldado y para lo que quiera él», añadió.

En cuanto a su estado de forma, el senegalés reconoció que todavía le falta alcanzar un mayor nivel. «La verdad es que me encontré bien, pero no estoy al 100%», afirmó, y bromeó al decir que «para eso estamos metiéndole caña, para lo que viene. Poco a poco vamos ganando ritmo de competición» y hay que seguir así».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos